Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Recientemente el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) confirmó las candidaturas del ex jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, así como del ex líder minero, Napoleón Gómez Urrutia quienes aspiran a un escaño en el Senado por la vía plurinominal, reporta en su portal Milenio.

En sesión pública los magistrados determinaron por mayoría de votos que ambos personajes cumplen con los requisitos previstos en la ley y por tanto son elegibles para ocupar el cargo por el que fueron postulados por el PAN y MORENA, respectivamente.

Pese a ello, el magistrado José Luis Vargas Valdez consideró que en el caso Miguel Ángel Mancera, existe una restricción constitucional que le impide mantener la candidatura, la cual contempla la imposibilidad de ser postulado por la demarcación territorial que gobernó.

Al igual que la magistrada Mónica Soto, consideró que si bien al ser una candidatura por la vía plurinominal y está contempla una lista a nivel nacional, esto incluye a la Ciudad de México de la que fue Jefe de Gobierno durante los últimos seis años.

También te puede interesar: ¿Qué pasará con Chanito Toledo? Hoy dan a conocer la resolución

Ante este panorama consideró que la restricción constitucional busca evitar que los gobernadores puedan acceder al fuero de manera inmediata, ya que esto evitaría juzgarlos en caso de que exista alguna actuación indebida durante su gestión.

No obstante, la mayoría de los magistrados rechazaron esta postura al considerar que el tribunal debía hacer una interpretación garantista.

En relación con el caso de Napoleón Gómez Urritia, Vargas Valdez y Felipe Fuentes Barrera difirieron del resto de los integrantes de la Sala Superior que consideraron que el ex líder minero cumplió con el trámite previsto en la ley para renunciar a la nacionalidad canadiense.

De acuerdo con Vargas Valdez no existe certeza real de que Gómez Urrutia efectivamente hubiera renunciado a la nacionalidad de otro país, ni tampoco se comprueba la residencia efectiva.

En tanto que el magistrado Fuentes Barrera estimó que el simple trámite de confirmar la nacionalidad mexicana es insuficiente frente a una restricción constitucional en la que claramente considera como inelegible a un ciudadano que cuente con una doble nacionalidad.