Agencia
WASHINGTON.- Ayer, el presidente estadunidense Donald Trump hizo una pausa en sus vacaciones de fin de año para atacar al subdirector de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), Andrew McCabe, por el presunto uso de un correo electrónico oficial para promover la campaña de su esposa, una política demócrata.

“Además de que su esposa obtuvo todo su dinero de McCabe (un títere de Hillary Clinton), estuvo usando presuntamente su cuenta oficial de correo del FBI para promover su campaña. Obviamente no se puede hacer eso. Eran personas que estaban investigando a Hillary Clinton”, escribió el mandatario en su cuenta de la red Twitter, informó Notimex.

También te puede interesar: Fallece astronauta que flotó por primera vez en el espacio

Jill McCabe, esposa del subdirector del FBI, buscó sin éxito una senaduría por el estado de Virginia en 2015, recibió 700 mil dólares de donaciones de un comité de acción política del gobernador de Virginia, Terry McAuliffe, un aliado político de Hillary y William Clinton.

El sábado, Trump había puesto en duda la rectitud de Andrew McCabe en la investigación de los 33 mil correos electrónicos de Hillary Clinton asegurando que el dinero le fue entregado a su esposa por personeros del equipo de Clinton durante la campaña presidencial de 2016.

En realidad, las contribuciones a la esposa del subdirector del FBI fueron hechas antes de que McCabe fuera promovido al cargo de  subdirector de la Agencia Federal de Investigaciones.

El ataque presidencial contra el subdirector del FBI en funciones surgió después de reportes de que McCabe dejará el cargo en marzo próximo, tan pronto como sea elegible a los dividendos completos de su pensión como trabajador del gobierno federal.

“El subdirector del FBI (...) está apurando el reloj para retirarse con beneficios completos ¡Sólo 90 días más!”, celebró Trump en su cuenta de Twitter.

McCabe, un miembro del servicio exterior de carrera del FBI, testificó esta semana ante dos comités de la Cámara de Representantes y del Senado en momentos que los republicanos buscan sembrar dudas sobre la imparcialidad del equipo del fiscal especial, Robert Mueller, de la trama rusa.