Agencia
NUEVA DELHI, India.- Un hombre que profesa el islam, acusado de matar una vaca, fue golpeado hasta la muerte por una turba en un poblado del centro de la India, según indicó la policía.

Siraj Khan, de 45 años de edad y de profesión sastre, fue atacado en el distrito Satna, del estado de Madhya Pradesh, muriendo en la escena del crimen. Shakeel Maqbool, amigo del difunto, también fue atacado, pero éste pudo ser llevado a un hospital.

De acuerdo con información del Daily Mail, ambos fueron cercados por una turba enardecida, golpeados con palos, piedras y a mano limpia, para después, ser dejado en la calle para que se murieran.

También te puede interesar: Escapó del matadero y fue salvada por los ciudadanos

Después de revelarse el motive del incidente y el reporte de agresiones menores, se mandó a la comunidad alrededor de 400 policías extra para ayudar en las investigaciones y patrullajes.

Hemos arrestado a cuatro personas, mismas que fueron enviadas a custodia judicial. Investigamos qué originó realmente el ataque”, dijo el agente de la policía Arvind Tiwari.

Agregó que en el lugar de los hechos se encontró carne y restos de una vaca, pero no ahondó en el tema de la investigación.

Practicantes del hinduismo consideran que la vaca es fuente de vida,
por lo que no debe ser molestada de ninguna forma. (Internet)

Las vacas son consideradas sagradas por el hinduismo, por lo que sacrificar, poseer o consumir su carne, está prohibido en casi todos los estados de la India.

Sacrificar a una vaca se castiga, en el estado de Madhya Pradesh, con máximo siete años de prisión, pero en algunas partes del país se aplica pena de muerte.

El partido del primer ministro Narendra Modi's, el Bharatiya Janata; ha prometido en otras ocasiones penalizar totalmente la muerte de vacas.

Sin embargo, otros partidos han acusado que las autoridades no admiten que, escudados en la protección de los animales, han surgido en el país varios grupos ‘vigilantes’ que actúan bajo sus propios principios, sin respeto por la ley.

El año pasado, un lechero fue asesinado por transportar vacas, y un adolescente musulmán, apuñalado por llevar a un animal en un tren.