Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Los arqueólogos han podido perfilar el lugar donde los romanos tenían una puerta directa hacia el infierno, que era utilizada en ritos religiosos. en la ciudad de Hierápolis, ubicada junto a las ruinas del Plutonium, el templo a Plutón, dios romano del inframundo, donde todavía desfallecen los pájaros que se aventuran a volar por las inmediaciones 

La mayoría de las leyendas antiguas hacen referencia a las diferentes maneras de llegar al averno, pasando por diferentes etapas que incrementan el sufrimiento del alma que abandona el cuerpo. Para muchos romanos, este proceso comenzaba en 'la puerta al infierno' y científicos han revelado recientemente que el sitio aún existe, informa el portal Science Alert.

También te puede interesar: ¡Increíble descubrimiento! Hallan estructuras mayas en Guatemala

Se trata de una cueva ubicada en Turquía que ha sido redescubierta por investigadores de la Universidad de Salento (Italia). El lugar pertenecía a la antigua Frigia y se usaba para realizar sacrificios de animales por parte de sacerdotes, publicó Reuters.

Los científicos han comprobado ahora por qué las bestias perdían la vida al acercarse al recinto. La causa es una actividad sísmica subterránea, a través de la cual se expulsa gran cantidad de dióxido de carbono volcánico a la superficie que mataba a los animales, pero no a los sacerdotes.

Especialistas de la Universidad de Duisburg-Essen, en Alemania, tomaron muestras de los niveles de dióxido de carbono en el área que rodea la cueva y hallaron que el gas forma una especie de 'lago' que se llega a elevar 40 centímetros sobre el suelo.

Expertos creen que la geología y el diseño del templo pueden explicar el misterioso fenómeno. (Foto: El Ciudadano)

Uno de los datos más sorprendentes es que esta zona continúa siendo igual de mortal que entonces. El gas se disipa por el sol durante el día, pero es más mortal al amanecer, cuando la concentración alcanza más del 50% en el fondo del 'lago', llegando a alrededor del 35% a 10 centímetros de altura, cantidades que incluso podrían matar a un humano. Sin embargo, por encima de los 40 centímetros, la concentración disminuye rápidamente.

La antigua ciudad de Hierápolis fue fundada alrededor de 190 AC por el rey griego de Pérgamo, Eumenes II, y fue tomada por los romanos en el año 133 antes de Cristo.