Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Spotify, en un documento fiscal rellenado de manera previa a su salida de la bolsa, ha acabado con los rumores y desvelado por fin cuál es el número de usuarios del servicio que lo utilizan de manera ilegal. Este término se refiere a aquellos que usan la plataforma de música en streaming sin escuchar anuncios y sin estar suscritos al plan premium, que los elimina.

Según la compañía, la cifra total de los mismos se ubica en la actualidad en torno a los 2 millones de personas, las cuales se las han ingeniado a través de aplicaciones modificadas y otros métodos más rebuscados para saltarse la publicidad, uno de los principales motivos que impulsan a los usuarios a pagar por el servicio. Esta es una noticia que llega justo después de conocer hace unos días que Spotify estaba, precisamente, persiguiendo a estos usuarios que llevan a cabo un uso fraudulento, informa el portal de tecnología Hipertexual.

También te puede interesar: ¡Entérate! Spotify prepara función de reconocimiento de voz

Spotify tiene actualmente 159 millones de usuarios en conjunto, reduciéndose a 71 millones aquellos que pagan por el servicio premium. Convertir una fracción de esos 2 millones que se encuentran vagando por la senda de la ilegalidad a usuarios de pago sería, sin duda, una gran noticia para la compañía.

Dos millones es demasiado

A las puertas de salir de la  bolsa, 2 millones de usuarios haciendo uso de Spotify ilegalmente es una cifra demasiado alta para una empresa cuya rentabilidad futura se ha puesto en entredicho por no conseguir monetizar lo suficiente. La rentabilidad de la plataforma está en las cuentas de pago, no en las gratuitas –y, en cualquier caso, de ninguna manera en las que se saltan los anuncios–, por lo que es un problema con el que la empresa habrá de enfrentarse de manera contundente.

Así se expresaba en el mencionado documento lo que los usuarios ilícitos pueden provocar en el servicio:

El acceso no autorizado a nuestro servicio puede ocasionar errores en los indicadores clave de rendimiento, que [...] podrían socavar la confianza del inversor en lo que respecta a la integridad de nuestros indicadores clave de rendimiento y podrían hacer que el precio de nuestras acciones cayera significativamente.