Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- La “lectura sanitaria”, que actualmente aumenta por el uso de dispositivos móviles, tiene una consecuencia directa en las hemorroides, las cuales son venas y arterias que se encuentran en el ano.

De acuerdo con información de Notimex, los principales factores que predisponen a que éstas sangren, ardan, den comezón y duelan son: estreñimiento, embarazo, diarrea, tabaquismo, obesidad y, ahora, la lectura sanitaria; siendo un mito que la enfermedad hemorroidal es hereditaria.

Cinco por ciento de los mexicanos presenta síntomas relacionados con esa enfermedad, aunque es rara antes de los 20 años de edad, es probable que en el futuro sea más frecuente en jóvenes.

También te puede interesar: Móviles provocan riesgos de lesiones de columna en adolescentes

“La gente que tiene la costumbre de llevar su celular mientras hace sus necesidades tarda más de 10 minutos, lo que está sustentado que en promedio comienza a ser perjudicial. Leer en el baño tiene mucho tiempo, antes era con revistas, periódicos libros, etcétera”, señaló Miguel Ángel Rosado Martínez, especialista en coloproctología del Hospital Sedna.

Ahora a cualquier edad utilizan los dispositivos electrónicos; aún cuando no hay evidencia científica de que aumenten la incidencia, la realidad es que sí se están viendo pacientes con esta dolencia a menor edad, agregó.

Explicó que las hemorroides tienen un tejido que se fija al ano, el cual se desprende poco a poco cuando se somete a mucha presión por un tiempo prolongado.

Mencionó que el baño está hecho para facilitar la evacuación pero al no tener un soporte como en una silla o superficie dura, si se pasa mucho tiempo, ese tejido (piso pélvico) se va desprendiendo, como sucede con las venas de las piernas que se conocen como varices.

“En las hemorroides pasa lo mismo, al estar mucho tiempo sentado en el baño, van haciéndose grandes y aumentando la posibilidad de sangrado o formación de coágulos”, subrayó.

Rosado Martínez resaltó que el uso de la dona o sillas especiales, después de una cirugía proctológica o para descansar equivale a permanecer mucho tiempo sentado en el baño, por lo que la recomendación es no utilizarlas para evitar complicaciones graves.