Agencia
Ciudad de México.- ¿Te has dado cuenta que cuando te estás bañando o lavando los trastes es justo tu mejor momento de creatividad?

De acuerdo con el portal de noticias Milenio, el psicólogo de la Universidad de Carolina, R. Keith Sawyer, explica que el cerebro es más creativo cuando realizamos una actividad repetitiva, como picar fruta, barrer o bañarnos.

También te puede interesar:Descubre aquí cuáles son los beneficios del agua de mar

Esto se debe a que en esas tareas nuestro cerebro no emplea muchos recursos cognitivos, por lo cual puede tener otros pensamientos y encontrar nuevos ángulos a una idea que ya habíamos tenido antes.

A ese momento de relajación mental se le conoce como Network Default Mode, porque nuestra mente puede enfocarse en otros aspectos que hasta entonces había ignorado y entonces sí hallar otro camino para resolver esa dificultad.

¿Estás atorado con un proyecto porque ya no tienes más ideas? Date un baño, seguro ahí todo volverá a fluir.

Esto debes de escuchar para ser más creativo

Los científicos utilizaron a 155 participantes que fueron divididos en cuatro grupos experimentales, cada uno de los cuales escuchaba un tipo de música —tranquila, alegre, triste o ansiosa—, dependiendo de su valencia emocional (positiva o negativa) y excitación (alta o baja), mientras que un grupo de control escuchaba el silencio.

Cuando empezaba la música, los participantes realizaban tareas cognitivas que ponían a prueba su pensamiento creativo.

A los participantes que presentaron las soluciones más originales y útiles a una tarea se les dio una mayor puntuación de creatividad divergente, y a quienes presentaron la mejor solución posible se les dio una mayor puntuación en la creatividad convergente.

Además, que las variables de la música alegre pueden aumentar la flexibilidad de pensamiento, de modo que el participante puede considerar soluciones que no se les hubieran ocurrido tan fácilmente de realizar la tarea en silencio.

"Este estudio demuestra que la cognición creativa puede mejorar con la música", asegura el estudio, cuyos autores proponen explorar ahora cómo diferentes sonidos ambientales pueden afectar la creatividad dependiendo del origen cultural, edad o niveles de experiencia musical de las personas.