Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.-  El Valle de Tehuacán-Cuicatlán en México, la ciudad califal de Medina Azahara en España y el Parque Nacional de Chiribiquete en Colombia figuran este año entre los candidatos a convertirse en Patrimonio de la Humanidad por su "valor excepcional".

La decisión será tomada entre el 24 de junio al 4 de julio en Manama, Baréin, por el Comité del Patrimonio Mundial, que escogerá cuáles de los nuevos postulantes obtendrán este sello de reconocimiento, que puede disparar el turismo y facilitar el desbloqueo de ayudas financieras.

También te puede interesar: Unesco destituye a funcionario por acusaciones de abuso

De acuerdo con información de UnoTv, en total, 30 sitios naturales, culturales o mixtos aspiran a entrar a la prestigiosa lista de la Unesco, en la que figuran sitios tan diversos como el Parque de Iguazú, la Ópera de Sídney o las islas Galápagos.

Entre los lugares que serán examinados en esta edición destaca el valle de Tehuacán-Cuicatlán, enclavado en Puebla y Oaxaca, que prueba suerte por segunda vez, después de un primer intento fallido en 2016.

Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) la describe como "la región más pequeña de todas las zonas áridas" de México y hábitat de especies únicas, entre ellas los bosques de cactáceas columnares de gran tamaño y ejemplares de fauna silvestre amenazadas como el águila real.

Este valle protege alrededor de 141 especies de aves, entre las que destacan los colibríes, considerados como importantes polinizadores para algunos cactus, resguarda el 10% de las 30 mil especies de plantas vasculares descritas para México.

En cuanto a su riqueza cultural, el valle Tehuacán-Cuicatlán alberga vestigios que remontan al origen de la agricultura y la transición de las sociedades de cazadores-recolectores a las sociedades neolíticas sedentarias, entre ellas, pinturas rupestres, cementerios, montículos, construcciones y ciudadelas.