Agencia
Phoenix, EU.- En un video compartido ampliamente en internet, se ve al legislador estatal de Arizona David Stringer quejarse de que el 60% de los niños de escuelas públicas en ese estado sean de minorías étnicas.

Luego se le oye añadir: “Cuando miras ese número de 60% en los estudiantes de las escuelas pública, solo hay que pensar en lo que eso significará en 10 o 15 años. Eso va a cambiar la base de votación demográfica de este estado. La inmigración es políticamente desestabilizadora”.

También te puede interesar: Arizona y Texas despliegan tropas en frontera con México (Video)

El video fue subido a Twitter por David Schapira un candidato demócrata a la Superintendencia de Instrucción pública quien tildó a los comentarios de racistas y xenófobos.

De acuerdo con información de Univisión, a pesar de que el político quiso defender sus comentarios aduciendo que estaban siendo mal interpretados por sus contrincantes políticos y que “estaban siendo sacados de contexto y distorsionados por omisión”, el jefe del Partido Republicano en Arizona, Jonathan Lines, le pidió que renunciara.

“A la luz de los informes de hoy que dan detalles de los comentarios del representante David Stringer, le pido que renuncie inmediatamente. Estas palabras no tienen cabida en nuestro partido o en nuestro estado".

También el gobernador de Arizona, Doug Ducey, quien busca su reelección en noviembre “coincide con el presidente Lines” y apoya el llamado a que el legislador cuestionado renuncie, dijo su vocero Daniel Scarpinatto por Twitter.

La idea de Stringer, que queda manifiesta en el video, de que la inmigración es una “amenaza existencial”, parece reducirse a la inmigración hispana, asiática y toda la que no provenga de Europa. Porque según él “si eres sueco, noruego, irlandés o francés después de la segunda o la tercera generación, tus hijos son iguales, no tienen acento, son imposibles de diferenciarse’’, le explicó Stringer en entrevista al diario local TheDayle Courier, quien luego dijo que “eso no ocurría con los hispanos ni con los asiáticos con los que bastaba con conversar para ver que no se habían integrado al modo de vida estadounidense”.