Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Sentada en el suelo con su bebé en el regazo, Jahantab Ahmadi hace un examen rodeada de estudiantes instalados en pupitres. La poderosa foto provocó una gran emoción en Afganistán, donde muchas mujeres son analfabetas.

De acuerdo con Milenio, el contraste es evidente entre la incomodidad de la joven madre, concentrada bajo su velo azul, con un lápiz en la mano, y el resto de los candidatos, aplicados en sus sillas perfectamente alineadas durante las pruebas de ingreso a la Universidad privada de Nasir Khusraw, en el centro del país.

También te puede interesar: ¿Quieres saber si tu hijo tiene dislexia? Esta app te lo dice

"No quiero que me priven de mis estudios", dice Jahantab Ahmadi, de 25 años, con su tercer hijo en brazos.

Viene de un pequeño pueblo de la provincia de Daikundi, donde el trigo, el maíz y las patatas aseguran escasos ingresos, quiere "trabajar fuera de casa". "Quiero ser médica, servir a las mujeres de mi comunidad o de mi sociedad", asegura.

Para poder presentarse a este examen a mediados de marzo, Jahantab Ahmadi tuvo que caminar primero dos horas por las montañas. Luego utilizó el transporte público para llegar nueve horas de baches más tarde a la capital provincial, Nili.

Al principio de la prueba, que se realizó al aire libre, se sentó en un pupitre, como los demás. Pero a su hija Khizran, de solo unos meses, le dolía un oído y no paraba de llorar. Para calmarla, y no molestar a sus vecinos, Jahantab cuenta que se instaló en el suelo detrás de otro aspirante. "Tenía que concentrarme en el bebé y hacer el examen".

Un profesor de la universidad inmortalizó el momento. La foto se propagó como un reguero de pólvora en las redes sociales en su país, sin que ella lo supiera.

Las redes sociales se apoderaron de su caso. La Asociación de la Juventud Afgana lanzó una campaña en internet para ayudarle a financiar sus estudios y recaudó 14 mil dólares, una fortuna en un país donde el 39 por ciento de la población vive en la pobreza.

"Eres una verdadera campeona mundial. Has demostrado que una mujer hazara puede hacer lo que sea en cualquier condición o circunstancia", le escribió un hombre en Facebook refiriéndose a su etnia, considerada la más liberal entre las cuatro principales de Afganistán.

Jahantab Ahmadi también impresionó a Zahra Yagana. Esta defensora de los derechos de las mujeres se puso en contacto con ella y la convenció para que fuera a estudiar a Kabul.

Ahora la está ayudando a inscribirse en una universidad privada de la capital y aloja a la joven madre con su esposo y sus hijos.