Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Como bien sabes, las serpientes utilizan su veneno como mecanismo de defensa para sobrevivir en la naturaleza y para inmovilizar a sus presas y capturarlas, consiguiendo así una correcta alimentación.

Su veneno almacenado en la parte posterior de la cabeza, mezcla proteínas y muchas otras sustancias que actúan contra el sistema nervioso, la sangre y los tejidos de sus víctimas, por eso es tan mortal cuando uno de esos animales ataca.

También te puede interesar: Tras bautizo en un lago, muere pastor devorado por cocodrilo

Recientemente se dio a conocer que un hombre estuvo a punto de perder la vida el pasado 27 de mayo luego de ser atacado por una serpiente decapitada.

Si, leíste bien, fue atacado sólo por la cabeza separada de su cuerpo.  La situación ocurrió en Corpus Christi, Texas, Estados Unidos, cuando Milo Sutcliffe junto a su esposa decidieron hacer trabajos de jardinería en su casa. 

De acuerdo con información de Daily Mail, Sutcliffe estaba escarbando la tierra cuando se encontró de frente con una serpiente de cascabel de más de un metro de longitud. Rápidamente y sin dudarlo tomó su pala y la decapitó. 

Sin embargo, jamás se imaginó que el peligro vendría después de esto pues cuando se agachó para recoger los restos del animal, la cabeza cortada lo atacó en la mano.

"La serpiente liberó todo el veneno que tenía, y había mucho", comentó la mujer a una estación local de televisión.  

Inmediatamente, la mujer llamó a los servicios de emergencias pero tras analizarlo decidió ella misma llevar a su marido en coche al hospital para no perder tiempo.

De camino al centro médico, Sutcliffe comenzó a perder la visión y a sufrir hemorragias internas y convulsiones.

En el hospital, los médicos tuvieron que darle 26 dosis de antídoto, cuando lo normal en este tipo de casos es recibir un máximo de tres o cuatro, según explicó la mujer.

Actualmente, Sutcliffe sigue recuperándose aunque todavía sufre una insuficiencia de la función renal.