Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Molcajetes chinos empezaron a ser vendidos masivamente en tiendas de membresía, empaquetados en cajas con una marca que aparenta ser mexicana, denominada "Casa Maria".

De acuerdo con datos de redes sociales, Vanguardia y El Informador, la piedra que por siglos han usado los mexicanos para moler chiles y condimentos, fue reproducida y fabricada por los chinos, que ahora la exportan a México.

Cotsco, empezó a vender estos molcajetes chinos bajo la marca "Casa Maria", a un precio de 299 pesos.

También te puede interesar: Tú y yo en 'Pollo Feliz' celebrando la boda, no sé piénsalo (Video)

La caja de empaque de los molcajetes chinos, incluyen la receta del guacamole, como parte de la gastronomía azteca, al tiempo que señala que es producto hecho en China e importado por Importadora Primex, en San Fernando La Herradura Huixquilucan.

En redes sociales ha causado indignación la venta de estos productos e incluso han hecho un llamado a boicotear los artículos, para dejar de comprar y mejor adquirir molcajetes a los artesanos mexicanos.

Hasta el momento la tienda no se ha pronunciado al respecto, aunque en redes sociales crece el número de personas que comparten post llamando a la gente a no comprar estos molcajetes chinos que cuestan 429 pesos, precio superior a uno hecho a base de piedra negra.

Ahora, en internet podemos comprar uno de estos utensilios hechos en "serie" por manos chinas, mientras que nuestro producto originalmente es realizado en piedra volcánica y labrado a mano por nuestros artesanos e indígenas mexicanos, claro, como todo lo chino, el precio del producto de origen oriental se reducirá a la mitad.

No sólo los molcajetes

De acuerdo con el portal Changoonga, los artesanos de Michoacán enfrentan un gran reto dentro del comercio debido a la gran cantidad de productos “chinos” que se venden como artesanías, un caso es el del tradicional molcajete.

Sin embargo, el director del Instituto del Artesano Michoacano (IAM), Claudio Méndez Fernández, advirtió que las guitarras de Paracho también sufren la competencia desleal que generan los productos de menor calidad y bajo costo de fabricación.