Agencia
Ciudad de México.- La enfermedad de manos, pies y boca, causada por el virus de Coxsackie, afecta sobre todo a menores de cinco años de edad, provocándoles llagas dolorosas en la boca y salpullido.

De acuerdo a Sandra Lorena Monroy Villa, Jefa del Departamento de Urgencias Epidemiológicas y Desastres de la Secretaría de Salud en Hidalgo (SSH), el virus esta siempre presente en el ambiente, sobre todo en verano y otoño y los síntomas suelen presentarse en forma de fiebre alta, malestar general, dolor de garganta y úlceras en la boca y extremidades.

También te puede interesar: ¿Consumes verduras congeladas? Puedes adquirir esta bacteria

El pico máximo de contagio se presenta a los dos años de edad y se transmite en lugares donde la convivencia es muy cercana, como en las guarderías, en donde el contagio se presenta en los primeros tres días de contacto y después aparecen los síntomas.

La especialista señaló que el virus se puede propagar incluso cuando no hay sintomatología, por medio de las heces fecales, con el cambio de pañales y por las secreciones respiratorias y aunque causa malestar general a quien lo padece, no deja secuela alguna.

Por ello, recomendó que en esta época de verano se adopten medidas básicas como:

Lavado de manos.

Utilizar cubiertos individuales.

Evitar saludar de beso.

Estornudar con el codo del antebrazo.

En tanto, explicó que el tratamiento para esta enfermedad, consiste en administrar medicamentos para controlar la fiebre y el dolor. Para las lesiones se pueden usar sustancias como el polvo coloide, además de alimentar al menor con líquidos fríos y lácteos.

Es necesario evitar la ingesta de jugos que le provoquen dolor, de esta forma la enfermedad puede desaparecer en un periodo de 5 a 8 días.
Finalmente Monroy Villa, recordó que al notar algún síntoma como fiebre, malestar y dolor de garganta, es necesario llevar al pequeño a revisión y no automedicarlo, así como notificar de la situación en los lugares donde asiste el infante.