Siembran corales en Cancún y Puerto Morelos

Los arrecifes han sido dañados por encallamientos o afectados por condiciones climatológicas.
|
El proyecto alcanzará su etapa de estabilidad productiva dentro de un año con 48 mil corales. (Foto: Sergio Orozco)
El proyecto alcanzará su etapa de estabilidad productiva dentro de un año con 48 mil corales. (Foto: Sergio Orozco)

Eva Murillo / SIPSE
Cancún, Quintana Roo.- El Inapesca sembró cuatro mil corales en el arrecife de Cancún y Puerto Morelos en este año para repoblar sitios que han sido dañados por encallamientos o que han sido afectadas por las condiciones climatológicas o niveles de contaminación marina.

Con la siembra formaron una especie de placas de tejido y forraron esqueletos de colonias que murieron y aún están en el mar, también optaron por estructuras artificiales.

“Es como si reviviera la colonia porque les vuelves a dar el tejido”, detalló Claudia Padilla Sousa, investigadora del Centro Regional de Investigación Pesquera y Acuícola de Puerto Morelos del Inapesca

También te puede interesar: Ieqroo tendrá el mayor presupuesto para 2019

Con la técnica de micro fragmentación de tejido logran que en el lapso de cinco meses esté listo para ser sembrado en la zona de arrecife que tengan carencia de coral. Actualmente tienen en cultivo 15 mil corales.

Padilla Sousa,, explicó que con el proyecto “cultivo de corales y restauración de arrecifes en Quintana Roo” alcanzará su etapa de estabilidad productiva dentro de un año con 48 mil.

“La  propagación clonal es que tomas un fragmento de una colonia madre y lo puedes propagar como si fueran plantas, cortas pedacitos para hacer crecer nuevos individuos… es la nueva técnica de micro fragmento en la que se corta el mínimo de tejido para que pueda sobrevivir como una colonia independiente y pueda propagarse: éste tiene una regeneración acelerada porque como tienen cortes se comportan como si fueran una cicatriz y hay una producción de tejido acelerada”, explicó la investigadora.

Un grupo de jóvenes dedican más de seis horas del día al cuidado de los corales que están en proceso de crecimiento, vigilan que no tengan enfermedades, los alimentan, los ayudan a limpiarse de algas hasta que alcanzan la talla necesaria para que sean sembrados en el mar.

A pesar de que en la granja crecen en condiciones controladas, la investigadora aseguró que una vez en el mar, en donde ya no están bajo el cuidado humano, logran sobrevivir y seguir en reproducción.