09 de Diciembre de 2018

Chetumal

Terminan muelle en Bacalar aún con letrero de clausura

La falta de presencia de la dependencia ha provocado que se cometan ecocidios.

Retiraron el letrero para continuar con la construcción de un muelle, que se ubica a escasos 400 metros del Hotel Laguna.  (Foto: Javier Ortiz  / SIPSE)
Retiraron el letrero para continuar con la construcción de un muelle, que se ubica a escasos 400 metros del Hotel Laguna. (Foto: Javier Ortiz / SIPSE)
Compartir en Facebook Terminan muelle en Bacalar aún con letrero de clausuraCompartir en Twiiter Terminan muelle en Bacalar aún con letrero de clausura

Javier Ortiz  / SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) no pudo evitar que terminen la construc­ción de un muelle de ma­dera en la laguna y su letrero de “Clausurado” termine a un lado.

Omar Koyoc Pech, vicepre­sidente de la AC “Línea Verde Punto Azul”, enfatizó que la fal­ta de respeto hacia la instancia federal lo tiene muy bien gana­do, por su carencia de presen­cia en el cuerpo lagunar, don­de constantemente se registran ecocidios que son denunciados públicamente, pero que nunca actúan para evitarlo.

“En la mayoría de los ca­sos, sólo colocan letreros de clausurado y no se vuelven a parar”. dijo. El muelle en men­ción se ubica a escasos 400 metros del Hotel Laguna y desde hace más de cinco me­ses lo comenzaron a construir por un grupo de trabajadores.

Los ecocidios que son denunciados públicamente, pero nunca actúan para frenarlos.

La estructura de madera tie­ne aproximadamente 10 me­tros de largo dentro del cuerpo lagunar y obstruyó el paso de las embarcaciones, porque casi topa con un pequeño islote que se ubica casi frente a esa vi­vienda particular.   

Ante la denuncia de los lan­cheros, la Profepa colocó una lona de “clausurado” que sólo duró en su sitio unos días. Actualmente, el muelle se en­cuentra listo para ser utilizado y el plástico de la instancia fe­deral luce doblado al pie de la estructura de madera.   

De acuerdo con prestado­res de servicios turísticos, la lentitud con que actúan las autoridades de ecología fede­ral, ya sea Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Natura­les (Semarnat) o Profepa, es lo que anima a los ecocidas reali­zar sus construcciones, porque   para ellos resulta más cómodo “pedir perdón que pedir permi­so”, dijo Felipe Castro Gómez, empresario restaurantero.

Señaló que en varias ocasio­nes han denunciado daños al ecosistema lagunar con relle­nos de la orilla, desazolve con maquinaria pesada o destruc­ción de manglares, los cuales nunca son frenados.

Consideró que se debe de­legar parte de esa responsabi­lidad a las asociaciones civiles que actúan de manera expedita, para evitar que se siga dañando la laguna, “sería lamentable su destrucción, porque no tendría­mos para heredarles a las futuras generaciones”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios