15 de Julio de 2019

Ciencia y Salud

Mirar el café podría estimular igual que al beberlo

Un estudio descubrió que los efectos de la cafeína pueden llegar sin necesidad de probarla.

Los efectos estimulantes del café pueden sentirse con solo mirarlo, al menos en personas occidentales. (Gtres)
Los efectos estimulantes del café pueden sentirse con solo mirarlo, al menos en personas occidentales. (Gtres)
Compartir en Facebook Mirar el café podría estimular igual que al beberloCompartir en Twiiter Mirar el café podría estimular igual que al beberlo

Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Mirar una humeante taza de café podría tener el mismo efecto que beberla según Sam Maglio, profesor asociado de la Universidad de Toronto (Canadá), en una entrevista con el servicio de noticias de su alma mater, publicada este martes.

Maglio comentó en esa conversación un informe difundido en el último número de la revista Consciousness and Cognition, publica el portal de noticias RT.

También te puede interesar: ¿Te gusta el café? ¡Larga vida para ti!

El estudio, que realizó en conjunto con Eugene Chan, de la Universidad de Monash (Melbourne, Australia), trata sobre el así llamado primado o 'priming', un efecto psicológico responsable de la repetición de respuestas previamente ejercitadas ante un mismo estímulo.

Así, a las personas estudiadas se les hizo considerar recuerdos sobre el café, con lo cual se produjo un incremento de sus niveles de excitación fisiológica, según sus propias estimaciones y también conforme a las mediciones de su frecuencia cardíaca.

"Probablemente, la asociación entre 'café' y 'excitación' es tan fuerte, que puede producir cambios cognitivos aun cuando no haya ingestión fisiológica de la cafeína", suponen los investigadores.

Los participantes reaccionaron de modos diferentes a varias modalidades de la infusión, indican los científicos. Por ejemplo, el 'espresso' los excitó más que el 'latte', que, no obstante, fue más eficaz que el té.

Sin embargo, esa asociación funciona solo en sujetos occidentales. Por su parte, los formados en la cultura asiática, en la que el café no constituye un símbolo tan explícito de excitación, no la experimentaron.

"En América del Norte tenemos esa imagen del ejecutivo prototípico que sale corriendo a una reunión importante con un triple 'espresso' en la mano. Hay una conexión entre el beber cafeína y la excitación, que puede no existir en otras culturas", explicó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name