Beneficios de convivir con mascotas durante encierro por coronavirus

Si los niños crecen junto a ellos, desarrollarán sus habilidades emocionales con más facilidad. Dispondrán de una mayor empatía para reconocer si su animal está tranquilo, alegre o inquieto.

|
Los animales son fieles compañeros capaces de darnos esa sonrisa cuando más lo necesitamos, ese amigo fiel que se sentará junto a nosotros cuando nos sintamos solos. [Foto: Pixabay]
Los animales son fieles compañeros capaces de darnos esa sonrisa cuando más lo necesitamos, ese amigo fiel que se sentará junto a nosotros cuando nos sintamos solos. [Foto: Pixabay]
Recibe noticias y descuentos exclusivos en tu correo

ESPAÑA.- El confinamiento social provocado por la pandemia de coronavirus permitió que las personas detuvieran por un momento su ajetreado ritmo de vida y se dieran la oportunidad de convivir con su familia. Aquellos que se encuentran solos por alguna situación pero comparten su espacio con una mascota, sin duda pudieron palpar el gran valor de la compañía de sus fieles amigos de cuatro patas. 

Hubo personas cuyo estado anímico había empezado a decaer debido al aumento de casos de infecciones por Covid-19, a las noticias fatalistas, a las equivocadas decisiones de los gobiernos y al temor colectivo, y fue gracias a la algarabía, a las ocurrencias y a los mimos de sus mascotas que han podido paliar esta contingencia sanitaria que arribó para asolar al 2020. 

“Los animales son grandes magos de las emociones. ¿Quién lo pone en duda? Son fieles compañeros capaces de darnos esa sonrisa cuando más lo necesitamos, ese amigo fiel que se sentará junto a nosotros cuando nos sintamos solos. Las mascotas, los perros, los gatos… son esas piezas esenciales que nos dan amor de forma gratuita. Sin esperar nada a cambio”, así lo refiere el portal especializado Mis Animales.

Si los niños crecen junto a ellos, desarrollarán sus habilidades emocionales con más facilidad. Dispondrán de una mayor empatía para reconocer si su animal está tranquilo, alegre o inquieto. Sabrá lo importante que es respetar a los demás, la importancia de cuidar, respetar, acariciar, acompañar… son estupendos amigos en cualquier etapa de sus vidas.

Te puede interesar: Brucelosis, la enfermedad contagiosa del ganado en tiempos de coronavirus

“Hay personas que no ven bien que los más pequeños se críen con animales. Les parece un riesgo o una fuente innecesaria de bacterias. Pero nada más lejos de la realidad. Criar a un niño junto a una mascota, hará que nuestros hijos crezcan con más humildad, empatía y respeto”, puntualizó Caridad Torcuato, portavoz del portal Mis Animales. 

Responsabilidad ante todo

Hay padres o madres que adoptan una mascota bajo la condición de que el niño se haga responsable de él. Más tarde, son los padres quienes se hacen cargo del animal. Bien, esto no debería ser así, te explicamos por qué.

Tener un animal en casa es responsabilidad de todos. No sólo de los hijos ni sólo de los padres, en absoluto. Los niños deben aprender desde muy temprano que la mascota es un miembro más de la familia, y como tal, tiene necesidades y merece la misma atención que todos. Y este encierro de cuarentena es una oportunidad maravillosa para enseñar a los menores. 

Compartir la responsabilidad de estos animales es un modo de equilibrarlas entre todos. El perro o el gato, va a ser el primer ser vivo del que el niño va a ocuparse, lo verá crecer con él, padecer enfermedades, sabrá que siente frío y hambre como él… y que todo ello, requiere una obligación.

Una responsabilidad temprana es un modo de madurar. Pero recuerda, es algo que se debe repartir entre todos, así que enseña a tus hijos cómo deben alimentarlo, cuándo sacar al perro a pasear, cómo limpiar la caja donde el gato hace sus necesidades, o cómo responsabilizarse de la pecera.

Finalmente Torcuato exhorta a no olvidar que “a la hora de criar a un niño con una mascota, es indispensable que integres al animal desde bien temprano con el niño. Si lo apartas porque piensas que puede hacerle daño de alguna forma, tanto el animal como el niño, verán al otro con desconfianza. Permite que se relacionen con armonía. Descubrirás lo bonito que resulta esta experiencia”.