12 de Noviembre de 2018

Ciencia y Salud

¿La soja causa cáncer e infertilidad? Esto dicen estudios

Este alimento es una buena fuente de proteína vegetal, de vitaminas y de minerales cruciales.

La soja reduce el colesterol, los triglicéridos y el colesterol malo. (Internet)
La soja reduce el colesterol, los triglicéridos y el colesterol malo. (Internet)
Compartir en Facebook ¿La soja causa cáncer e infertilidad? Esto dicen estudiosCompartir en Twiiter ¿La soja causa cáncer e infertilidad? Esto dicen estudios

Agencia
España.- La soja está considerada como uno de los mejores alimentos que existen, y es de los más estudiados por científicos, médicos y nutricionistas desde hace décadas, y a medida que avanzan las investigaciones van cayendo mitos acerca de sus beneficios y perjuicios.

Se trata de una proteína completa, lo que significa que contiene los nueve aminoácidos esenciales para el organismo. Y eso la convierte en un alimento prácticamente imprescindible para vegetarianos y veganos. Unos 100 gramos de habas de soja cocidas aportan 127 kilocalorías, 11.12 gramos de proteínas, 5.67 de grasa, 9.5 de hidratos de carbono y 3.8 gramos de fibra, según el sitio web de La Vanguardia.

Es por tanto una buena fuente de proteína vegetal, de vitaminas y de minerales cruciales para reducir el riesgo de sufrir enfermedades crónicas. Además, contiene una buena proporción de fibra saciante que la hace adecuada para dietas de adelgazamiento.

También te puede interesar: Descubre los 5 alimentos más saludables para tu cuerpo

Es mejor al natural

Esto sólo se puede afirmar cuando lo que se toma es soja en sus formas naturales, como edamame, que son las habas, o productos elaborados con éstas, como tofu, tempeh o miso. Estos no contienen azúcar añadido, ni grasas, sodio o conservadores.

En cambio, los alimentos elaborados a partir de ella que imitan la carne, las barritas, yogures y polvos de proteínas, sólo contienen proteínas aisladas de este alimento, y no nutrientes. Tienen poca densidad nutricional y al extraer las proteínas de otras enzimas y bacterias que necesitamos para la digestión, afecta a la calidad de la alimentación.

(Internet)

¿Causa cáncer en las mujeres?

Uno de los componentes de la soja, las isoflavonas, similares a los estrógenos, es de lo que más controversia ha creado. En los primeros estudios científicos se relacionaban con el crecimiento de células cancerígenas, y también se creía que afectaban a la fertilidad femenina e interferían en la función de las tiroides.

Las conclusiones han ido cambiando a lo largo de las últimas décadas y una de las investigaciones más serias es la publicada el año pasado en la revista estadounidense Cáncer. Determinaba que esta legumbre de origen asiático, no representa un riesgo de desarrollar cáncer de mama. Por el contrario, puede relacionarse con un riesgo menor de morir según el estudio, realizado a lo largo de nueve años, desde 1995 a 2005.

Los resultados de su estudio y de otras investigaciones muy consistentes son,  que el consumo de soja en mujeres que padecen cáncer de pecho, no tiene un efecto negativo en su supervivencia. Otros tipos de cáncer que podría contribuir a evitar serían el gastrointestinal, y como es rica en fibra también resulta positiva para disminuir los casos de cáncer de colón.

(Internet)

¿Daña la fertilidad?

El mito de que resulta perjudicial para la fertilidad también ha caído con las investigaciones de los últimos años. Al contrario, puede ser bueno, siempre y cuando no se abuse.

Un consumo moderado no es perjudicial para la fertilidad. A mediados de los 2000 fueron muchas las mujeres occidentales que sustituyeron la leche de vaca por la de soja. Entre otras cosas porque se afirmaba que evitaba los sofocos y otros síntomas de la menopausia. Ahora se sabe que es cierto, pero no en todos los casos.

Tiene que ver con un tipo de isoflavonas conocido como equol, que el organismo produce de forma natural, pero no en todas las mujeres. De hecho, se calcula que sólo lo hacen entre un 25 y un 50% de las europeas y americanas.

Las mujeres sometidas a fertilización in vitro, que viven en zonas donde puede haber contaminación atmosférica por BPA (está en los envases de plástico, entre otros), tienen más posibilidades de quedar embarazadas si toman soja. Eso es así porque las isoflavonas ayudan a paliar los efectos del BPA sobre el sistema endocrino.

Malas relaciones con las tiroides

No es muy conveniente en cambio en personas con una tiroides menos activa de lo normal. Tiene que controlar la cantidad de ese alimento que toman porque se ha demostrado que interfiere con la absorción de los medicamentos que combaten esa dolencia. No hay que prescindir de ella por completo, pero sí consumirla de forma moderada y en cualquier caso se aconseja esperar varias horas a ingerir algún alimento con soja, después de haber tomado la medicina.

Otra de las polémicas recurrentes asociadas a este alimento es si es buena o mala para el corazón. De entrada, sustituir alimentos de procedencia animal por vegetales como la soja disminuye la toma de grasas saturadas mientras eleva la de fibra, y ambas cosas son positivas para la salud coronaria.

La soja reduce el colesterol, los triglicéridos y el colesterol malo. Por el contrario aumenta el colesterol bueno, que contribuye a “limpiar” las arterias.

En cuanto a la cantidad de soja que conviene consumir, debe ser moderada, como ocurre con todos los alimentos. Dos o tres raciones a la semana de alimentos mínimamente procesados debería bastar. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios