17 de Diciembre de 2017

Ciencia y Salud

Biodiesel ayuda a combatir cáncer y mutaciones: UNAM

Según la investigadora Brenda Valle, mezclar un poco de combustible animal con el químico contribuye a que la emisión de compuestos no sea tan dañina.

Una estudiante de doctorado de la UNAM descubrió que mezclar diesel con biodiesel puede contribuir a mejorar el medio ambiente y la salud. (Notimex/Foto de contexto)
Una estudiante de doctorado de la UNAM descubrió que mezclar diesel con biodiesel puede contribuir a mejorar el medio ambiente y la salud. (Notimex/Foto de contexto)
Compartir en Facebook Biodiesel ayuda a combatir cáncer y mutaciones: UNAMCompartir en Twiiter Biodiesel ayuda a combatir cáncer y mutaciones: UNAM

Milenio Digital y Notimex
MÉXICO, D.F.- Mezclar un poco de biodiésel de origen animal con el que se obtiene de los hidrocarburos representa una opción que puede reducir la emisión de algunos compuestos cancerígenos, provocada por el uso de ese combustible en el sector transporte, según un estudio de Brenda Liz Valle Hernández, investigadora de la UNAM.

La especialista aseguró que para evitar la emisión de compuestos que además de ser contaminantes pueden causar mutaciones genéticas y cáncer, “no es necesaria una sustitución completa, ya que solo con la adición de 5 por ciento de biodiésel  al diésel  es suficiente para conseguir reducciones estadísticamente significativas”.

Valle Hernández es estudiante del doctorado en Ciencias de la Tierra de la UNAM y realizó dicho análisis como parte de su tesis llamada “Cuantificación de hidrocarburos aromáticos policíclicos y sus nitros derivados en partículas emitidas por la combustión de diésel y biodiésel en el sector transporte”.

Desventajas del ecológico

Con el objetivo de mitigar la contaminación se ha buscado una alternativa para el diésel, como el combustible ecológico de origen animal, vegetal o de aceites de cocina, ya que su alto contenido de oxígeno da mayor eficiencia en la combustión, no tiene azufre ni hidrocarburos aromáticos y no es tóxico.

No obstante, acotó la especialista, ese biocombustible también tiene desventajas, como que su utilización disminuye el desempeño de los motores, corroe en forma mínima el cobre e incrementa hasta en 5 por ciento el consumo del carburante. Además, tiene un alto costo comparado con el que se obtiene del petróleo.

No obstante, la investigadora plantea que al utilizar mezclas del combustible común con biodiésel de origen animal se disminuye la concentración de compuestos cancerígenos, aunque la emisión de las partículas no fue significativa en su masa, sino en su composición.

Si se mezcla un litro de biodiésel con 19 del hidrocarburo se evitan las desventajas del combustible ecológico y las de la contaminación, “de tal forma que se sugiere el uso del de origen animal, porque obtuvimos buenos resultados, como aditivo en los motores a diésel y no como un sustituto”, concluyó la especialista en su estudio.

Riesgo de cáncer

Valle Hernández explicó que la combustión de vehículos a diésel constituye una de las principales fuentes emisoras de partículas contaminantes a la atmósfera, entre las que destacan compuestos denominados aromáticos policíclicos (HAP) así como sus nitros derivados (nitro-HAP), algunos de los cuales tienen propiedades mutagénicas y cancerígenas.

La experta expuso que en 2013 la International Agency for Research on Cancer (institución mundial que se dedica a la investigación oncológica), clasificó este tipo de contaminación del aire como carcinogénica para humanos.

El conocimiento revelado por dicha institución ha generado preocupación en las zonas urbanas de grandes dimensiones, como la ciudad de México, pues concentran grandes poblaciones que demandan grandes cantidades de combustibles fósiles con su consecuente emisión de contaminantes.

La investigadora detalló que 90 por ciento de la energía en México se produce mediante el uso de combustibles fósiles, de los que 61 por ciento se consume en el transporte, 23 por ciento en la industria y el resto en el sector residencial y comercio.

De acuerdo con el inventario de emisiones 2010, en la Ciudad de México se reportaron más de 5 millones de automotores particulares, públicos, escolares y tractocamiones que contribuyeron con 85 por ciento de las emisiones de gases y partículas. Además, de los automotores a diésel, 32 por ciento tienen más de 20 años de antigüedad.

Lo anterior hace que esos automotores generen más contaminantes que los vehículos que cuentan con algún sistema de control de emisiones y un mantenimiento adecuado.

En ese contexto, planteó que las emisiones de motores a diésel —20 por ciento del parque vehicular— son consideradas contaminantes tóxicos del aire y cancerígenas para humanos.

Ello se debe a que incluyen más de 40 sustancias clasificadas como peligrosas por la EPA (United States Environmental Protection Agency), 15 de ellas probablemente cancerígenas para humanos, y dentro de éstas se encuentran los HAP y los nitro-HAP.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios