24 de Septiembre de 2018

Ciencia y Salud

Mexicanos buscan fabricar medicamentos 'picantes'

Están trabajando en la extracción de la capsaicina, sustancia que da picor a los chiles, para utilizarla en fármacos.

Expertos tapatíos trabajan en un proyecto de extracción de la capsaicina para incluirla en la industria farmacéutica. (Archivo/Notimex)
Expertos tapatíos trabajan en un proyecto de extracción de la capsaicina para incluirla en la industria farmacéutica. (Archivo/Notimex)
Compartir en Facebook Mexicanos buscan fabricar medicamentos 'picantes'Compartir en Twiiter Mexicanos buscan fabricar medicamentos 'picantes'

Agencias
GUADALAJARA, Jalisco.- El Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (Ciatej) desarrolla un proyecto para extraer la capsaicina, compuesto químico producido por el chile, el cual se podría aprovechar en la producción de medicinas.

El proyecto es a largo plazo y en la primera etapa se dirige a evaluar la pertinencia de extraer los principios activos llamados capsaicinoides, dijo en entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el ingeniero Marcos Godoy Zaragoza.

El especialista mencionó que en México se realiza poca investigación y trabajos sobre estos compuestos, a pesar de que el país es uno de los principales productores de chile en el mundo, informa Notimex.

“Hay muchas investigaciones, principalmente en Europa, que están orientadas a la aplicación en el área farmacéutica, pero se hacen con otros tipos de chiles”, comentó Godoy Zaragoza.

“Viendo esto, nosotros tratamos de colaborar en la generación de riqueza con los productores de chile, a fin de generar una alternativa que les repercuta en mayores ingresos”, añadió.

Mucha presión 

La extracción de los compuestos del chile se realiza a través del proceso de fluidos en estado supercrítico, el cual se le considera ideal para obtener las mayores concentraciones de capsaicinoides sin residuos que puedan ser tóxicos.

Este procedimiento consiste en el uso de dióxido de carbono comprimido de manera tal que está en estado líquido, luego se somete a un proceso en el que se eleva a varias atmósferas de presión para generar un estado supercrítico.

“Ello quiere decir que cuando sometemos este gas a presiones muy altas se puede comportar como un solvente o bien como un gas, y esta doble particularidad nos permite tener mejores rendimientos de extracción de los componentes”, abundó.

Godoy Zaragoza definió que existen otros procedimientos de extracción que requieren el uso de solventes, cuyos residuos pueden ser tóxicos, por lo tanto no están permitidos para utilizarse en productos farmacológicos.

En la actualidad, mencionó, se someten a prueba diversos tipos de chiles producidos en México para hacer una caracterización de ellos.

Lo anterior es con el propósito de identificar las especies con mayores niveles de picante, por lo que el CIATEJ planea aumentar la colaboración con productores para trabajar de la mano en una segunda etapa en la que se use la capsaicina en productos farmacológicos.

De acuerdo con el ingeniero, este compuesto tiene mucho potencial debido a que diversos estudios alrededor del mundo constatan sus propiedades de inhibición de la angiogénesis, es decir que impide la formación de vasos sanguíneos.

***

El investigador señaló que el problema en la actualidad es que no hay un mecanismo que lleve la capsaicina íntegra al sitio donde se requiere, por tal motivo el reto es generar esos mecanismos.

“Como todos sabemos, para cicatrizar una herida tiene que formar nuevas venas y el uso de ese producto, en ese caso, puede ser benéfico”, indicó.

Por lo que desde el punto de vista epidérmico, añadió, la capsaicina es un analgésico muy eficiente que no tiene ningún efecto secundario para el organismo.

A la par, Godoy Zaragoza dijo que esta sustancia se puede usar para el control de la obesidad porque evita el crecimiento de adipocitos, pero se tiene que investigar más porque los adipocitos tienen distintas formas de reproducirse y la capsaicina solo evita una.

“En esta investigación nos encontramos con un área de oportunidad muy importante, porque en el mercado asiático están manejando productos a base de capsaicina, inclusive la venden como materia prima”, manifestó.

“Sin embargo, en las comparaciones que hemos hecho no encontramos un término estandarizado de capsaicina; por ejemplo, en China a un extracto le dicen capsaicina pura porque no tiene solventes, pero ello no significa que sea capsaicina pura”, refirió.

En la investigación que realiza Godoy Zaragoza se valida el contenido de capsaicina en un extracto real y lo comparan con lo que hay en el mercado para poder competir bien.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios