15 de Noviembre de 2018

Ciencia y Salud

¿Haces dieta pero no está funcionando? Te decimos por qué

Expertos aseguran que centrarse en la pérdida de peso puede ser frustrante.

Sabemos que el estrés no se siente bien y tampoco es bueno para nuestra salud, ya que se puede transformar en peso. (Vanguardia MX)
Sabemos que el estrés no se siente bien y tampoco es bueno para nuestra salud, ya que se puede transformar en peso. (Vanguardia MX)
Compartir en Facebook ¿Haces dieta pero no está funcionando? Te decimos por quéCompartir en Twiiter ¿Haces dieta pero no está funcionando? Te decimos por qué

Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- ¿Estás fallando en tu dieta o tu dieta te está fallando? Aquí hay cinco preguntas para hacerte sobre tu dieta y finalmente comenzar a mejorar tu salud.

Todos los días me encuentro con un cliente que está confundido y frustrado con su dieta. Ellos entran al consultorio sintiendo que están haciendo las cosas bien. No consumen ciertos alimentos y comen muchos otros alimentos en particular. Se ejercitan consistentemente y sienten que están trabajando duro para cambiar su cuerpo y / o su salud. Pero incluso y con toda la restricción intencional, no están viendo los resultados que desean, informó un experto en nutrición a Vanguardia MX.

También te puede interesar: Científicos avanzan en la lucha contra las 'superbacterias'

En primer lugar, centrarse en la pérdida de peso puede ser frustrante. Hay muchos factores fuera de nuestro control que afectan nuestro peso, y también la cultura actual es severamente fóbica. Hay un fuerte estigma asociado con el peso y, lamentablemente, no hace mucho por mejorar el comportamiento o mejorar la salud. Uno de los mayores logros que espero en mis clientes es cambiar su enfoque en el peso para centrarse en los hábitos. Nuestros hábitos los podemos controlar, al menos, mejor que nuestro peso.

Pero alejarse de nuestro enfoque en el peso es difícil, está muy arraigado en nuestra cultura, cosmovisión y en nuestros pensamientos cotidianos. Aquí hay algunas preguntas para pensar que realmente mejorarán tu vida.

1.- Evalúa tus niveles de estrés

Hay muchas situaciones que afectan nuestros niveles de estrés. Sabemos que el estrés no se siente bien y tampoco es bueno para nuestra salud. No es bueno en absoluto. ¿Estás dejando que tu dieta restrictiva se sume a tus niveles de estrés? Si es así, es hora de evaluar cómo esta dieta te afecta los niveles de estrés.

Si tu dieta te estresa, sería útil reunirse con un dietista registrado que se especialice en comer de forma intuitiva o seguir un enfoque no dietético. Personalmente, trabajo con personas para comer bien y reducir el estrés asociado con tratar de comer perfectamente.

2.- Descubre lo que disfrutas 

A menudo, seguir una dieta particular conduce a comer alimentos que no necesariamente disfrutas, o evitar los alimentos que realmente disfrutas. El hecho es que el disfrute es una parte integral de una vida saludable. No es probable que continuemos haciendo algo a largo plazo si no nos gusta.

Las dietas son miserables para muchos, y esa miseria puede llevar a un mayor estrés con sentimientos negativos. ¿Cuándo el estrés innecesario y los sentimientos negativos realmente te benefician? Raramente lo hacen, especialmente cuando se trata de lo que comes a diario.

En lugar de dejar que los aspectos miserables de la dieta se hagan cargo, experimenta con diferentes alimentos y métodos de preparación para determinar qué te gusta comer.

3.- Deja de creer que es tu culpa

Para resumir, las dietas no funcionan. A través del marketing y muchos otros factores, hemos llegado a creer que perder peso y recuperarlo después de salir de hábitos alimenticios restrictivos es nuestra culpa. Esta idea de fuerza de voluntad y perseverancia no produce una vida saludable.

El hecho es que, para más del 90 por ciento de las personas, las dietas no funcionan. Dan un breve momento de emoción y progreso, pero a menudo conducen a atracones y otros sentimientos negativos.

Las dietas no se crean necesariamente para la adherencia a largo plazo, sino que dan un resultado a corto plazo con consecuencias a largo plazo, como lo hace un metabolismo más lento.

4.- Sé compasivo contigo mismo

Esta es la segunda parte para dejar de creer que es tu culpa. La autocompasión es algo en lo que debemos enfocarnos más. La autocompasión es lo opuesto al auto-juicio. El auto-juicio te lleva a una espiral negativa, la auto-compasión te saca de ese círculo vicioso.

Investigaciones indican que las personas que son más autocompasivas tienden a tener comportamientos de salud más beneficiosos y, por lo tanto, son más saludables. Aumentar tu autocompasión puede disminuir el estrés, aumentar tu capacidad de conectarte con tu cuerpo y tus necesidades individuales, y más ampliamente, aumentar tu bienestar.

5.- Prueba un enfoque anti-dieta

Este enfoque anti-dieta reúne todas las otras preguntas que puedes hacerte. Este enfoque anti-dieta es la forma de experimentar con la comida, descubrir lo que disfrutas y escuchar realmente a tu cuerpo para saber con qué alimentarlo, y todo al alcance de la autocompasión. No hay juicio, ni reglas, ni expectativas, solo sintoniza tu cuerpo para darte cuenta de tus propias necesidades y preferencias.

Con todo, la dieta a menudo conduce a comportamientos menos saludables que la no dieta. Encuentra maneras de hacer y comer más de lo que disfrutas, reconoce las cosas que 'debería' estar haciendo que te estresen y encuentra maneras de ser más compasivo consigo mismo. Te lo mereces y tu salud mejorará a través de este proceso.

 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios