13 de Diciembre de 2017

Ciencia y Salud

Esto es lo que no sabías de los endulzantes artificiales

Los productos tienen su ‘lado oscuro’.

El consumo de azúcar ha estado siempre ligado a problemas cardiovasculares. (Contexto/Internet).
El consumo de azúcar ha estado siempre ligado a problemas cardiovasculares. (Contexto/Internet).
Compartir en Facebook Esto es lo que no sabías de los endulzantes artificialesCompartir en Twiiter Esto es lo que no sabías de los endulzantes artificiales

Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- El consumo de azúcar ha estado siempre ligado a problemas cardiovasculares, enfermedades degenerativas y diabetes entre otras muchas, por lo que han tratado de sustituirlos con endulzantes artificiales, pero como probablemente sabes, no son del todo buenos.

Si ya has encontrado razones para dejarlos, pero no puedes evitar endulzar todo lo que comes, presta atención, informa Milenio.

También te puede interesar: El color de este líquido indica qué tan fresca es la carne

Aspartame:

Aunque su composición es muy similar a los alimentos como el pescado o la carne, tu cuerpo no asimila este edulcorante de la misma forma. Los aminoácidos que contiene el aspartame atacan a tus células y atraviesan la barrera que recubre las células de tu cerebro, creando una sobre estimulación tóxica celular.

Sucralosa (Splenda):

La sucralosa es un químico creado artificialmente en un laboratorio. Al no ser producida por la naturaleza, nuestro cuerpo no tiene la capacidad de metabolizarla correctamente por lo que no es cierto que tenga cero calorías, sino que nuestro cuerpo no posee la capacidad para digerirla. La Splenda es un arma de doble filo: hay personas que la toleran y personas que no (debido a nuestra composición bioquímica) por lo que si sientes que no la asimilas bien, deberías dejar de consumirla.

Fructosa:

Proviene del maíz y aparece en una multitud de productos procesados. Además, el costo de producción de los alimentos se abarata si los fabricantes emplean fructosa y no azúcar común. Lo que no se reduce es el riesgo para nuestra salud: después de consumirla, la fructosa va directamente al hígado pero este solo puede metabolizar el 20%.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios