23 de Septiembre de 2018

Ciencia y Salud

El pueblo donde los niños nacen como niñas

Uno de cada 90 bebés de Salinas presenta genitales atrofiados, los cuales comienzan a desarrollarse años más tarde.

La extraña enfermedad que padecen niños de Salinas, en República Dominicana, se debe a la ausencia de una enzima que facilita el desarrollo de los genitales durante el embarazo. (RT)
La extraña enfermedad que padecen niños de Salinas, en República Dominicana, se debe a la ausencia de una enzima que facilita el desarrollo de los genitales durante el embarazo. (RT)
Compartir en Facebook El pueblo donde los niños nacen como niñasCompartir en Twiiter El pueblo donde los niños nacen como niñas

Agencias
SANTO DOMINGO, República Dominicana.- En una pequeña localidad de la República Dominicana una extraña enfermedad genética afecta a un considerable número de niños, que nacen como niñas pero en la etapa de la pubertad les crecen los órganos sexuales masculinos externos.

Alrededor del 2 por ciento -uno de cada 90 bebés- de la comunidad dominicana de Salinas nace con la enfermedad hereditaria que se produce debido a la ausencia de la enzima 5-alfa-reductasa durante el embarazo, informa RT con datos de la BBC.

La enfermedad es tan común que a los menores que la padecen se les conoce como 'güevedoces' (huevos a los doce). Los órganos sexuales generalmente se forman en el tercer mes de la gestación. Pero la deficiencia de esta enzima provoca que los bebés varones nazcan con genitales y próstatas subdesarrolladas.

Estos niños son criados como niñas debido a la falta de un genital masculino visible. Sin embargo, los genitales empiezan a desarrollarse años más tarde con el aumento del nivel de testosterona. "Nunca me gustó vestirme como niña y jugar con juguetes para niñas, quería jugar a la pelota con los niños", admite Johnny, un joven que sufría esta enfermedad y que en su infancia se llamaba Felicita.

Pero luego de la pubertad y al convertirse en un hombre, la relación con su entorno no fue la misma y tuvo que recurrir a la fuerza para defenderse. "Me decían que era un diablo, cosas desagradables, me insultaban y no tuve más remedio que pelear con ellos porque se estaban cruzando la línea", recuerda Johnny.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios