¿Es cierto que el verano pondrá fin al Covid-19? Expertos están divididos

La llegada del calor y el verano supondría un freno a la transmisión de virus, afirman científicos.
|
(Agencia Reforma)
(Agencia Reforma)

CIUDAD DE MÉXICO.- La propagación del coronavirus COVID-19 ha puesto en alerta a todo el mundo, aunque algunos tienen la esperanza de que la llegada del verano quite fuerza a la enfermedad.

Tanto el secretario de Salud, Jorge Alcocer; como el presidente Donald Trump y Marcos Espinal, Director del Departamento de Enfermedades Transmisibles y Determinantes Ambientales de la Salud de la Organización Panamericana de la Salud; han mencionado en varias ocasiones que la llegada del verano podría cambiar el panorama de esta epidemia.

“… Este tipo de virus tiende a ser más activos y más agresivos en el invierno que en el verano” asegura Espinal, mientras agrega que “aún es temprano para decir que el virus tendrá temporadas, pero si nos basamos en los patrones de los virus que producen la gripe o la influenza, esto puede esperarse”.

El comportamiento de la gente y la exposición a los cambios de temperatura juegan un factor importante durante el invierno, además de que esta temporada hace más vulnerables a distintos grupos de personas para que estas contraigan algún virus.

El coronavirus se transmite por microgotas, es decir, cuando una persona infectada expulsa de la nariz o boca fluidos al toser o estornudar.

Estas gotas se propagan y generan un contagio que con el calor podrían alterarse y destruirse más rápido, sin embargo, hay que ser conscientes de que el COVID-19 es una nueva enfermedad nueva y se desconoce al 100% su comportamiento.

“Hay que esperar y seguir estudiando: todos los días estamos aprendiendo algo nuevo sobre el coronavirus”, indica Espinal.

Expertos llaman a la cautela sobre la relación del Covid-19 con el clima

Por otra parte, Benjamin Cowlin, profesor de la Universidad de Hong Kong dice que la propagación del COVID-19 debe tratarse con cautela en relación con el clima.

“No contamos con evidencia de que la transmisión pueda cambiar sustancialmente durante los meses de invierno… aún no sabemos si con el nuevo coronavirus ocurrirá lo mismo o no”, mencionó.

Afirmar que el verano será nuestro aliado para combatir esta epidemia y bajar la guardia es un error, pues debe observarse el comportamiento que el COVID-19 vaya tomando a lo largo del tiempo.