12 de Diciembre de 2017

Ciencia y Salud

Exposición al sol y el polvo son causa de carnosidades oculares

El pterigión, nombre clínico del padecimiento, avanza mayoritariamente entre los adultos mayores por desidia.

Recomiendan evitar el uso de gotas oftalmológicas, pues pueden contener esteroides. (Internet)
Recomiendan evitar el uso de gotas oftalmológicas, pues pueden contener esteroides. (Internet)
Compartir en Facebook Exposición al sol y el polvo son causa de carnosidades ocularesCompartir en Twiiter Exposición al sol y el polvo son causa de carnosidades oculares

Agencias
GUADALAJARA, Jalisco.- Exposición a rayos solares, polvo y viento, junto con la herencia, son factores detonantes del pterigión, afección oftalmológica conocida como carnosidad que puede invadir el campo visual dañando inclusive la córnea, informó el oftalmólogo Adrián Beltrán Martínez.

El especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco destacó que las primeras manifestaciones del pterigión pueden aparecer desde la adolescencia y, salvo que el paciente no rebase los 35 años, la cirugía es el tratamiento de elección para esta patología.

Explicó que se trata de una cirugía rápida y relativamente sencilla, pero como todo evento quirúrgico tiende a formar cicatriz y, si el pterigión estaba ubicado sobre el campo visual, puede dejar al paciente con cierta distorsión visual tras la operación, según publica Notimex.

La carnosidad, dijo, tiende a aparecer en la parte del ojo más próxima a la nariz, "siempre en la línea media entre la hendidura parperal lo que nos marca que es un factor de exposición", el causante del pterigión.

El tratamiento contra la carnosidad ocular consiste en cirugía

Este patrón de aparición del pterigión por lo regular se ubica en el límite de la esclera o parte blanca del ojo y la córnea, en lo que médicamente se conoce como limbo y crece en promedio un milímetro por año, de ahí que cuando un paciente llega con una carnosidad muy extensa y que además invade el campo visual, es por desidia.

Añadió que esto último sucede en adultos mayores que no dan importancia al pterigión facilitando con ello su avance y si a esto se añade el deterioro visual propio de la edad, tras una cirugía para retirar la carnosidad, quedan con limitaciones muy importantes en su visión.

La formación de la carnosidad, junto a una sensación de cuerpo extraño al interior del ojo y eventualmente dolor y enrojecimiento, son datos que deben tomarse en cuenta y acudir al médico para que sea él quien prescriba el tratamiento el cual, insistió, en menores de 35 años consiste en una cirugía para retirarla.

El médico aconsejó evitar la exposición continua a los rayos solares, polvo y viento, utilizando lentes; también recomendó no automedicarse ya que la gente tiende a aplicarse gotas oftalmológicas para reducir el enrojecimiento de los ojos, pero esto puede resultar contraproducente pues muchas de estas fórmulas contienen esteroides.

Una visita anual con el oftalmólogo, comentó finalmente, es muy útil para captar ésta u otras afecciones de manera oportuna reduciendo así el riesgo de que el mal avance y con ello la persona pueda perder agudeza visual tempranamente.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios