Falla de San Andrés, lista para provocar un megaterremoto

Los beneficios de los actuales Sistemas de Alerta Temprana son exagerados por los medios.

|
Las placas se ajustan y liberan la fuerza sometida entre ellas. (Internet)
Recibe noticias y descuentos exclusivos en tu correo
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Este artículo ha sido actualizado para que el lector obtenga la información más exacta. Fecha de actualización: 13 de julio de 2020.

La falla de San Andrés se encuentra lista para provocar un gran terremoto según Thomas Jordan, director del Centro Sísmico del Sur de California. El científico mencionó en 2017 que la última vez que esta falla tuvo una gran actividad fue en 1857 en el sur de California cuando un terremoto de 7,9 grados se extendió por más de 280 kilómetros.

Hace un año informamos aquí en Sipse.com que mucha energía podía podría ser liberada en dicha región de los Estados Unidos, “provocando uno de los llamados megaterremotos”.

Dijimos también que los expertos calculan que un “terremoto de gran magnitud se registra, en promedio, cada 100 a 120 años”. El más fuerte en la historia de California fue de 7.9 grados y se registró hace 162 años, el 9 de enero de 1857, en Fort Tejón, al norte del condado de Los Ángeles. 

En ese entonces, publicamos las declaraciones de Jordan a Los Angeles Times respecto a la posible magnitud ocho del próximo sismo y sus probables dos minutos de duración, con la capacidad para sacudir el sur de California, los valles de Coachella y Antelope, Inland Empire y la megaciudad de L. A.

Y preparamos este artículo por la importancia que tiene para millones de vidas en Estados Unidos y México. ¿Podemos prevenirnos?

La zona ciega del terremoto de alerta temprana

Ahora, el investigador David Wald publicó el 12 de abril de 2020 un estudio que pone bajo la lupa los sistema de Alerta Temprana de Terremoto (EEW, por sus siglas en inglés) y las exageradas promesas de quienes están desarrollando estos mecanismos para salvar vidas.

“La premisa detrás de EEW es que cuando comienza un terremoto, las estaciones más cercanas registrarán las ondas sísmicas más rápidas, las ondas P y, a partir de esa información, el impacto de las ondas S más grandes y posteriores puede estimarse y distribuirse a los sistemas y a las personas. quién puede estar en su camino antes de que llegue el temblor potencialmente dañino”, refiere Wald como antecedente al problema que intenta explicar en su investigación titulada “Limitaciones prácticas de las alertas tempranas de terremotos”, publicada en Sage Journals

¿Cuál es el problema para el sismólogo del Servicio Geológico de los Estados Unidos?

Que los EEW tiene una zona ciega, es decir, un área alrededor del epicentro del terremoto que no se puede alertar antes de que comience el fuerte temblor.

Entonces, lo anterior implica que una señal oportuna para protección de la población no se produce siempre.

“La zona ciega existe porque cada paso en el proceso lleva un poco de tiempo, tiempo durante el cual el fuerte terremoto puede haber comenzado a impactar las áreas más cercanas al epicentro del terremoto, las áreas que serán sacudidas más fuerte”, refiere Wald.

Antes que él, en 2018, las investigadores geofísicas Sarah Minson, Annemarie Baltay y Elizabeth S Cochran probaron que las advertencias podrían lanzarse con una anticipación variable según la magnitud del terremoto: para los terremotos en la corteza terrestre, las áreas sacudidas ligeramente recibirán aproximadamente 10 segundos de advertencia. Las áreas sacudidas moderadamente recibirán más de 10 segundos, y las áreas con sacudidas dañinas recibirán poca o ninguna advertencia (eso significa que están en la zona ciega).

Según Wald, responsable de desarrollar sistemas para la respuesta y prevención de sismos, es fundamental comunicar estas limitaciones.

“Los tiempos de advertencia sustantivos ocurren principalmente a niveles de sacudida relativamente bajos, particularmente cuando se promueve la EEW a través de los medios", advierte.

Con ello, el investigador que los ciudadanos estén alineados a lo que los sistemas de alerta temprana o EEW pueden hacer para tomar sus previsiones, pues los medios de comunicación exageran cuando dicen que una alarma daría hasta “un minuto” para que cada quien salve su vida. 

California podría ser golpeada por un terremoto aún más grande

Cargando siguiente noticia