25 de Agosto de 2019

Ciencia y Salud

Fingir que eres feliz en el trabajo te puede llevar al alcoholismo

El alcohol puede volverte desinhibido, eufórico y sociable, efectos aparentemente positivos.

Simular emociones de felicidad está relacionado con beber después de la jornada laboral. (Foto: AP)
Simular emociones de felicidad está relacionado con beber después de la jornada laboral. (Foto: AP)
Compartir en Facebook Fingir que eres feliz en el trabajo te puede llevar al alcoholismoCompartir en Twiiter Fingir que eres feliz en el trabajo te puede llevar al alcoholismo

Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- El fingir emociones nos provoca efectos negativos y peor cuando se trata de mostrar tu lado feliz todo el día. Un estudio realizado por investigadores de Pen State y de la Universidad de Buffalo, detectaron que las personas que fingen ser felices en su jornada laboral son más propensas a beber al salir de su jornada laboral.

La investigación reveló que las personas que trabajan directamente con los clientes son los que pueden llegar a consumir más alcohol, ya que una parte de su trabajo es tener una sonrisa ante el cliente.

También te puede interesar: Alertan por 70% de desarrollo ciclónico en océano pacífico

Pero ¿Cuál es la razón por la que pasa esto?

La psicóloga del estudio mencionó que entre más controles tus emociones negativas ante los clientes menos podrás controlar las ganas de tomar bebidas alcohólicas al salir del trabajo.

“Fingir y suprimir las emociones con los clientes está relacionado con beber más allá del estrés del trabajo o sentirse de una manera negativa”. Dijo la psicóloga del estudio.

Los resultados arrojaron que es más peligroso para las personas impulsivas, pues se obligan a tener mayor control en su jornada laboral.Ahora sabemos que simular estar feliz no es una buena opción, y si tu empleo te pide sonreír todo el día, recuerda tomarte tus 5 minutos para respirar y gritar en el caso de que lo necesites.

Fingir sonrisas o suprimir emociones con los clientes está relacionado con beber a causa del estrés del trabajo y sentimientos negativos. No es solo el hecho de sentirse mal lo que los lleva a la bebida, sino que mientras más suprimen las emociones negativas menos control tienen sobre sus hábitos de bebida después del trabajo”. mencionó Alicia Grandey, profesora de Psicología.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name