¿Es más sana la margarina que la mantequilla?

En la década de los 80 se popularizó su consumo por ser de origen vegetal.

|
La margarina se popularizó en la década de los 80, por ser considerada más sana que la mantequilla. (Pixabay)
La margarina se popularizó en la década de los 80, por ser considerada más sana que la mantequilla. (Pixabay)

Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Surgió como una alternativa saludable frente a la mantequilla, de origen animal, debido a su origen vegetal; sin embargo la margarina no es lo que parece.

Alrededor de los años 80, la margarina, se popularizó gracias a fuertes campañas que decían que las grasas animales causaban aumento de colesterol y eran peligrosas para la salud. Era la opción “sana”, ya que se obtenía de aceites vegetales como el de girasol. Pero de hecho, la margarina y la mantequilla contienen la misma carga calórica (717 por cada 100 gramos), publica el portal web Food&Wine.

También te puede interesar: Por esta razón debes ver si la fruta tiene un 8 en la etiqueta

Con el paso del tiempo la margarina se convirtió en un producto lleno de grasas saturadas y fabricado con muchos conservadores. El objetivo era asemejar el sabor, olor y apariencia de la mantequilla, pero con ingredientes vegetales.

¿Por qué es recomendable no comerla en exceso?

La margarina contiene hasta un 60% de agua, lo que nos deja con un 40% de aditamentos, colorantes y grasas artificiales.

Muchas personas consumen margarina porque su dieta les impide consumir productos animales, pero lo mejor es sustituirla por una que sea 100% vegetal o incluso por aceite de oliva extra virgen.

Las grasas saturadas aumentan el colesterol y disminuyen las grasas buenas del corazón.

Y a pesar de que actualmente muchas empresas que producen margarina alegan que su nueva fórmula no es dañina para la salud, no todas son libres de grasas saturadas y es difícil que en el mercado exista una completamente natural.

Todo en exceso es malo y no se trata de dejar de consumir cosas empaquetadas, pero sí de hacer un esfuerzo por tener una dieta más balanceada y libre de productos artificiales.