17 de Octubre de 2018

Ciencia y Salud

Médicos australianos dan vida con órganos 'muertos'

Ante la falta de donación de órganos, los cirujanos del St. Vincent's de Sídney optaron por utilizar dos corazones con muerte circulatoria.

Los receptores de los trasplantes Michelle Gribilas y Jan Damen junto a el cirujano Kumud Dhital en el St. Vincent's de Sídney. (theaustralian.com.au)
Los receptores de los trasplantes Michelle Gribilas y Jan Damen junto a el cirujano Kumud Dhital en el St. Vincent's de Sídney. (theaustralian.com.au)
Compartir en Facebook Médicos australianos dan vida con órganos 'muertos'Compartir en Twiiter Médicos australianos dan vida con órganos 'muertos'

Agencias
SÍDNEY, Australia.- Los médicos de un hospital de Sídney, Australia, han logrado reanimar dos corazones muertos y trasplantarlos a dos pacientes que ya se están rehabilitando.

La operaciones de reanimación y trasplante, que se realizaron en el hospital St. Vincent's de Sídney, podrían considerarse el mayor avance médico de la última década, según el periódico local 'The Australian' y que reproduce el sitio web actualidad.rt.com. 

"La intervención abre un nuevo punto de vista sobre el problema de la falta de donación de órganos", dijo Peter MacDonald, director de la unidad de trasplantes de pulmón del hospital St. Vincent's. 

Las unidades de trasplantes dependían de los corazones con latidos de los pacientes con muerte cerebral. Esta vez el equipo de médicos encabezado por Kumud Dhital logró trasplantar dos corazones donados tras la muerte circulatoria, es decir, cuando el órgano no late. En ambos casos los pacientes se están rehabilitando sin complicaciones.   

La primera persona en ser operada fue Michelle Gribilar. La mujer, de 57 años, sufría de insuficiencia cardíaca congénita y tras la intervención hace dos meses se está rehabilitando bien. 

Según sus propias palabras, antes de la operación no podía caminar cien metros sin dificultades, mientras ahora camina unos tres kilómetros y sube de 100 a 120 peldaños al día. 

​"Soy una persona totalmente diferente", dijo Michelle. 

El segundo paciente, Jan Damen, de 43 años, también sufría de insuficiencia cardiaca congénita y fue intervenido hace dos semanas. "Me siento genial", dijo Damen. 

El paciente dice que piensa a menudo en el donante del corazón. "Pienso en que sin el donante no estaría aquí. No soy religioso ni espiritual, pero es algo difícil de entender.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios