11 de Diciembre de 2017

Ciencia y Salud

México debe invertir en ciencia y prevención contra el cáncer

El director del Centro de Cáncer Anderson MD de EU asegura que es necesario prepararse para enfrentar un incremento sustancial en los casos de esa enfermedad en el país.

Ronald De Pinho, director del Centro de Cáncer MD Anderson de Estados Unidos. (Milenio)
Ronald De Pinho, director del Centro de Cáncer MD Anderson de Estados Unidos. (Milenio)
Compartir en Facebook México debe invertir en ciencia y prevención contra el cáncerCompartir en Twiiter México debe invertir en ciencia y prevención contra el cáncer

Agencias
MÉXICO, DF.- Metástasis, cirugía, tumor, quimioterapia y radiaciones: palabras a las que los mexicanos tendremos que acostumbrarnos más temprano que tarde. Al envejecer la población, el país debe comenzar a hacer preparativos para enfrentar un incremento sustancial en el número de casos de cáncer, advierte Ronald De Pinho, director del Centro de Cáncer MD Anderson de Estados Unidos, una de las instituciones médicas más respetadas a escala mundial en la materia.

“Es un tema crítico, por eso es importante que comiencen a invertir más en ciencia y prevención para poder resolver este problema cuando se presente”, dijo De Pinho, de visita en México para firmar un acuerdo estratégico con el Instituto Nacional de Cancerología (Incan) para prevenir el uso de tabaco entre menores en México y EU.

En entrevista con MILENIO, De Pinho —cuyo centro es considerado uno de los líderes globales en investigación y desarrollo de tratamientos— aseguró que México está en la ruta correcta al comenzar desde ahora programas de prevención que mitiguen el incremento natural de casos que se dará ante el envejecimiento de la población.

“Después de los 60 años, la incidencia de cáncer se duplica cada cinco años. Para cuando tienes 80, si eres un hombre, tienes 50% de posibilidades de tener cáncer. Si eres mujer, es una de tres”, expuso.

“Por eso la importancia de los programas que buscamos desarrollar con el Incan. Si logramos que menos niños fumen, tendremos un impacto positivo”, abundó.

Con un presupuesto anual de investigación que ronda los 700 millones de dólares —el equivalente al dinero gastado por México en las elecciones presidenciales de 2012—, el Centro Anderson MD de la Universidad de Texas ha sido catalogado como uno de los hubs de investigación anticáncer de mayor relevancia. Es una de las joyas de la corona del sistema de salud de EU y sede los tratamientos experimentales más avanzados.

Esta semana el centro firmó un acuerdo con la Secretaría de Salud y el Incan. ¿Cuál es la meta?

Este es un acuerdo de cooperación para trabajar de la mano con el Incan e impactar sobre uno de los problemas de salud más significativos para los dos países, que es el consumo de tabaco; inicia desde una edad muy temprana, por lo que es, esencialmente, un asunto de cuidado infantil. Queremos crear un plan para reducir la incidencia del uso de tabaco entre menores. En México, entre los 13 y 15 años, 27 por ciento fuma.

¿Qué es lo que se pretende hacer exactamente?

Queremos unir a gobierno, artistas, padres, iglesias, sociedad civil y oficiales para, de forma integral, crear una solución a lo que es, en todo sentido, una crisis humanitaria. El impacto del tabaco excede por mucho las muertes causadas por accidentes viales, terremotos, terrorismo y guerras. Crearemos un modelo en Texas y México servirá en otros países.

El centro Anderson anunció el “programa lunar” para reducir la mortandad de distintos tipos de cáncer en 10 años. ¿Cómo se hará?

Lo que hicimos fue trazar un plan estratégico. Unimos a especialistas de distintas disciplinas y les preguntamos: “¿qué harían si quisieran reducir la mortandad en cáncer de próstata, mama, pulmón y no tuvieran que preocuparse por el dinero?”. Desarrollaron un plan durante seis meses y de esos planes elegimos ocho formas de cáncer en las que, creemos, tenemos ya el conocimiento para enfrentarlas.

¿Qué tipos de cáncer son?

Los que hemos seleccionado representan 50 por ciento de las muertes en Estados Unidos y tienen un impacto muy significativo a escala global: cáncer de pulmón, de próstata, de ovario, de mama triple negativo, MSDML, que es una forma muy agresiva de leucemia y melanoma, una forma muy letal de cáncer de la piel.

¿Cuál es la meta de reducción?

A lo largo de la última década, hemos reducido la mortandad por cáncer aproximadamente en uno por ciento por año en EU, debido a detección temprana, avances en el tratamiento y otros inventos. Las metas son muy claras: sabemos que si usamos un cierto tipo de imagenología para ver los pulmones de los fumadores de forma periódica, con detección temprana podemos reducir la mortandad de los fumadores activos en 20%. En EU hay 700 mil muertes al año por cáncer pulmonar, si reducimos en ese porcentaje las muertes, sumarían 30 mil vidas salvadas.

¿Por qué llamarlo “plan lunar”?

Viene de John F. Kennedy, cuando anunció que iríamos a la Luna (en 1961), no dijo que se trataría de hacer, dijo que se haría. Si se tiene un objetivo y se trabaja para esa meta, se tienen que organizar las cosas de cierta forma para lograrla.

¿Vencer al cáncer es algo realmente obtenible? ¿Qué es lo que ha hecho falta para una cura? ¿Más recursos, más investigación, suerte?

Tenemos un entendimiento muy claro de cuáles son las causas del cáncer y de los genes que lo propician. Hace 40 años no sabíamos qué era el cáncer. Hoy entendemos que mutaciones en algunos genes a nivel molecular lo generan. Hemos pasado de un periodo de absoluta ignorancia a desarrollar estrategias para prevenirlo, o tratarlo de forma temprana. Es importante entender que en los últimos años hemos experimentado un avance radical.

Da la impresión, por lo que dice, de que estamos en la frontera de algo grande.

Miles de años después de hoy, cuando los historiadores analicen este periodo, será considerado como el momento crítico del combate al cáncer. En el futuro entenderemos qué es lo que causa el envejecimiento y las enfermedades que lo acompañan. De hecho tendremos acercamientos que prevendrán esos padecimientos y podremos curarlos.

¿En 100 años, la gente seguirá muriendo de cáncer?

Creo que los cánceres serán prevenibles en buena medida. Serán detectados muy temprano, cuando la oportunidad de curarlos es mayor, y cuando sí ocurra, la gran mayoría de los casos serán curables.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios