19 de Septiembre de 2018

Ciencia y Salud

Muere el padre de los bebés de probeta

Robert Edwards, Premio Nobel de Medicina 2010, falleció este miércoles a los 87 años de edad.

Robert Edwards con dos de sus bebés de probeta, Sophie y Jack Emery cuando celebraron dos años de vida, el 20 de mjulio de 1998. (Foto: Archivo/AP)
Robert Edwards con dos de sus bebés de probeta, Sophie y Jack Emery cuando celebraron dos años de vida, el 20 de mjulio de 1998. (Foto: Archivo/AP)
Compartir en Facebook Muere el padre de los bebés de probetaCompartir en Twiiter Muere el padre de los bebés de probeta

Agencias
LONDRES, Inglaterra. El científico británico Robert Edwards, pionero de la fecundación in vitro (FIV) -que ha ayudado a traer más de cuatro millones de niños en el mundo- y Premio Nobel de Medicina 2010, murió hoy a la edad de 87 años, según información de la agencia Notimex.

El deceso del reconocido fisiólogo británico fue dado a conocer por la Universidad de Cambridge, donde Edwards trabajó por cinco décadas.

"Es con una profunda tristeza que su familia anuncia que el profesor Edwards, ganador del Premio Nobel, científico y pionero de la FIV, murió tranquilamente mientras dormía, el 10 de abril, tras una larga enfermedad", informó la universidad en un comunicado.

El profesor recibió el reconocimiento Nobel de Medicina en 2010 por "el desarrollo de la fecundación humana in vitro, como tratamiento de la infertilidad que afecta a una gran porción de la humanidad y a más del 10 por ciento de las parejas en el mundo".

El trabajo de Edwards, junto con el ginecólogo Patrick Steptoe, resultó en el nacimiento de Louise Joy Brown, el primer bebé probeta, en el Hospital General de Oldham, en 1978.

Dos años más tarde, abrió la primera clínica del mundo de fecundación in vitro en Cambridge, y desde entonces la técnica ha permitido traer al mundo a más de cuatro millones de niños.

Nacido en Yorkshire en 1925 en el seno de una familia de clase trabajadora, el profesor Edwards sirvió en el ejército británico durante la Segunda Guerra Mundial antes de volver a casa para estudiar agronomía y genética animal.

Basándose en investigaciones previas que demostraron que podían ser fertilizados óvulos de conejos en tubos de ensayo, el científico desarrolló la misma técnica para los seres humanos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios