18 de Diciembre de 2018

Ciencia y Salud

¿Padeces el síndrome de las piernas inquietas? Puede empeorar

El síntoma principal es la necesidad de mover las piernas.

El síndrome puede estar asociado con otra afección más frecuente llamada «movimiento periódico de las extremidades durante el sueño». (Foto ilustrativa/Freepik)
El síndrome puede estar asociado con otra afección más frecuente llamada «movimiento periódico de las extremidades durante el sueño». (Foto ilustrativa/Freepik)
Compartir en Facebook ¿Padeces el síndrome de las piernas inquietas? Puede empeorarCompartir en Twiiter ¿Padeces el síndrome de las piernas inquietas? Puede empeorar

Agencia
Ciudad de México.-  Sentir un impulso incontrolable de mover las piernas, por lo general, debido a una sensación incómoda es conocido como el síndrome de las piernas inquietas.

Este síndrome, conocido también como enfermedad de Willis-Ekbom puede comenzar a cualquier edad, empeora con el tiempo y puede alterar el sueño, lo que interfiere en tus actividades diarias.

También te puede interesar:Prueba estos ejercicios para evitar la hinchazón en las piernas

De acuerdo con El Debate, el Subdirector Médico en el turno nocturno del Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco y fundador de la Clínica del Sueño del mismo nosocomio, Rubén Santoyo Ayala, explicó que se trata de un trastorno neurológico que se presenta en un tres a un cinco por ciento de la población en México, siendo más frecuente en el sexo femenino con hasta un 60 por ciento de los casos.

El síntoma principal es la necesidad de mover las piernas. Las características frecuentes que acompañan el síndrome de las piernas inquietas (o enfermedad de Willis-Ekbom) comprenden las siguientes:

  • Sensaciones que comienzan después del descanso. Por lo general, la sensación comienza después de haber estado acostado o sentado durante períodos prolongados (por ejemplo, en un automóvil, en un avión o en el cine).
  • Alivio al moverse. La sensación del síndrome de las piernas inquietas (o enfermedad de Willis-Ekbom) disminuye con el movimiento (por ejemplo, estirar, sacudir las piernas, pasear o caminar).
  • Los síntomas empeoran por la noche. 
  • Espasmos en las piernas por la noche.  

El síndrome puede estar asociado con otra afección más frecuente llamada «movimiento periódico de las extremidades durante el sueño», que hace que las piernas se sacudan y sufran espasmos, posiblemente durante toda la noche, mientras duermes.

Santoyo Ayala destacó que quienes padecen Síndrome de Piernas Inquietas tienen hasta 2. 5 veces más riesgo de tener hipertensión, dos veces más de enfermedades cardiovasculares, así como de alteraciones digestivas, inmunológicas o metabólicas, incluso diabetes e insuficiencia renal pueden estar asociadas a este trastorno.

En cuanto a la localización de la problemática, refirió que puede afectar ambas piernas, concretamente entre rodilla y tobillo, puede ser asimétrica, en casos extremos puede ocurrir en brazos, y muy rara vez en cara o vientre.

Agregó que este síndrome también afecta a mujeres embarazadas, con una prevalencia de hasta un caso por cada cuatro féminas en gestación, por lo que se recomienda que estas pacientes fortalezcan su ingesta de hierro y ácido fólico para prevenir su aparición.

Hacer cambios sencillos en el estilo de vida puede ayudar a aliviar los síntomas del síndrome de las piernas inquietas (o enfermedad de Willis-Ekbom):

  • Prueba con baños y masajes. Tomar un baño tibio y masajearte las piernas puede relajar los músculos.
    Aplica compresas frías o tibias. El uso de frío o calor, o alternar entre ellos, puede disminuir las sensaciones en las extremidades.
  • Establece una buena higiene del sueño. La fatiga tiende a empeorar los síntomas del síndrome de las piernas inquietas (o enfermedad de Willis-Ekbom), por eso es importante que practiques una buena higiene del sueño. Lo ideal es contar con un entorno cómodo, fresco y tranquilo para dormir, acostarse y levantarse a la misma hora todos los días y dormir lo suficiente.
  • Haz ejercicio. Hacer ejercicio moderado y regular puede aliviar los síntomas del síndrome de las piernas inquietas (o enfermedad de Willis-Ekbom), pero el exceso de ejercicio o ejercitarse muy tarde en el día puede intensificarlos.
  • Evita la cafeína. A veces, reducir la cantidad de cafeína puede ayudar con las piernas inquietas. Intenta evitar los productos que contienen cafeína, entre ellos, el chocolate y las bebidas con cafeína, como el café, el té y los refrescos, durante algunas semanas para ver si esto te ayuda.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios