17 de Octubre de 2018

Ciencia y Salud

Terapia de genes evita la ceguera

La visión de seis personas con una rara enfermedad hereditaria, conocida como choroidaremia, mejoró con este tratamiento.

Si las mejoras registradas en los pacientes continúan, el objetivo de los médicos será ofrecer el tratamiento a pacientes jóvenes con choroideremia. (20minutos.es)
Si las mejoras registradas en los pacientes continúan, el objetivo de los médicos será ofrecer el tratamiento a pacientes jóvenes con choroideremia. (20minutos.es)
Compartir en Facebook Terapia de genes evita la cegueraCompartir en Twiiter Terapia de genes evita la ceguera

Agencias
LONDRES, Inglaterra.- Un equipo de científicos británicos logró desarrollar una terapia de genes que mejoró la visión de pacientes que de otro modo hubieran terminado completamente ciegos.

Los cirujanos de la Universidad de Oxford, en Inglaterra, trataron a seis personas con una rara enfermedad hereditaria, conocida como choroidaremia, que provoca la muerte de las células que detectan la luz.

En el trabajo publicado en la revista especializada The Lancet, explicaron que al inyectar copias saludables del gen afectado en los ojos de los pacientes, la visión no sólo se estabilizó, sino que mejoró. El equipo británico aseguró que los resultados muestran que este tipo de terapias podría ayudar a curar formas más complejas y comunes de la pérdida de la visión.

El profesor en oftalmología Robert MacLaren, el cirujano que encabezó la investigación, dijo estar "absolutamente encantado" con el resultado del estudio, según publica el sitio web ansa.it.

"Realmente no podríamos haber obtenido un resultado mejor", sostuvo el experto.

El equipo británico aseguró que los resultados muestran que este tipo de terapias podría ayudar a curar formas más complejas y comunes de la pérdida de la visión

El primer paciente en ser tratado fue Jonathan Wyatt, quien en 2012, con 63 años, se sometió al tratamiento.

Wyatt sufría de choroidaremia y veía muy poco previo a la operación. Su esperanza era que el procedimiento quirúrgico detuviera el deterioro ocular y le permitiera seguir viendo.

El y otro paciente en el estudio de MacLaren, descubrieron que la operación no sólo estabilizó su visión, sino que la mejoró. Los otros pacientes, que padecían de los primeros síntomas de la choroidaremia, experimentaron mejoras en su capacidad de ver de noche.

Wyatt puede ahora leer otros tres renglones en el test de Snellen, una prueba diseñada para evaluar la agudeza visual.

"Sentí que estaba al borde del abismo", contó el paciente a la BBC.

"Pero el profesor MacLaren me tocó el hombro y me dijo que era posible volver a ver", agregó.

Otro de los pacientes que se sometió al tratamiento, Wayne Thompson, dijo que notó los efectos inmediatos después de la operación.

"Mi visión en color mejoró notablemente. Los árboles y flores aparecían más vívidos y pude ver estrellas por primera vez desde que tenía 17 años, cuando mi visión comenzó a deteriorarse", contó el hombre.

Si las mejoras registradas en los pacientes continúan, el objetivo de los médicos será ofrecer el tratamiento a pacientes jóvenes con choroideremia para prevenir que pierdan la visión.

Esa condición ocular es relativamente rara, con sólo un millar de pacientes en el Reino Unido que padecen esa enfermedad.

Pero el profesor MacLaren cree que el éxito del tratamiento contra la choroideremia demuestra que el principio de la terapia genética puede ser utilizada para curar otras formas de ceguera genética, incluida la degeneración macular que afecta principalmente a personas de la tercera edad.

Esa condición provoca la ceguera a unas 300 mil personas en Gran Bretaña y llevó al deterioro de la visión de una en cuatro personas de más de 75 años.

"Los mecanismos de la choroideremia y lo que tratamos de hacer con este tratamiento podría ser aplicado a causas más comunes de ceguera", explicó el profesor.

Por su parte, Clara Aglen, del Instituto Nacional Real de Ciegos, se mostró optimista por los avances científicos.

"Estamos en las primeras etapas, pero ofrece esperanzas para otras condiciones que tienen una base genética como la degeneración macular y el glaucoma. A medida que esta terapia avanza, hay esperanzas de que pueda ser transferida a otros casos y provea de cura para las causas más comunes de ceguera", concluyó. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios