23 de Septiembre de 2018

Ciencia y Salud

A un año de "¡Cráter Gale, aquí estoy"

El robot Curiosity se dirige ahora a la meta de su misión, a unas horas de cumplir 12 meses en el planeta rojo.

En la imagen, una réplica del robot Laboratorio de Ciencia en Marte Curiosity (MSL-Curiosity) que se encuentra explorando Marte. (EFE/Archivo)
En la imagen, una réplica del robot Laboratorio de Ciencia en Marte Curiosity (MSL-Curiosity) que se encuentra explorando Marte. (EFE/Archivo)
Compartir en Facebook A un año de "¡Cráter Gale, aquí estoy"Compartir en Twiiter A un año de "¡Cráter Gale, aquí estoy"

EFE
WASHINGTON, D.C.- El robot Curiosity cumple en las próximas horas un año de exploración en Marte donde, tras una travesía de 567 millones de dólares, se posó descolgándose de una grúa en el cráter Gale para una misión de dos años en busca de pruebas de vida en el planeta rojo.

En un éxito de ingeniería sin precedentes, el artefacto, de una tonelada, descendió tras una compleja maniobra, bautizada como "siete minutos de terror", desde su ingreso en la atmósfera marciana.

"¡Cráter Gale, aquí estoy", fue el primer mensaje enviado por el robot desde 248 millones de kilómetros, en una misión con un presupuesto de 2,500 millones de dólares.

Tal como se había planificado, la cápsula desplegó un gigantesco paracaídas cuando estaba a unos 11,000 metros de altura para frenar el descenso.

A unos 20 metros del suelo, una grúa bajó el Curiosity, que desplegó sus seis patas de ruedas e inició su aventura en Marte.

El robot ha descubierto rastros de agua en el suelo marciano

En doce meses el robot ha descubierto un antiguo lecho de curso de agua y ha recogido muestras de suelo y atmósfera suficientes como para que los científicos concluyan que puede haber habido vida allí hace miles de millones de años.

Ahora Curiosity se dirige a la meta de su misión, las laderas de una enorme y misteriosa montaña que preserva, en sus muchos niveles de sedimentos, una historia de las cambiantes condiciones ambientales de Marte.

A menos de dos meses de su arribo Curiosity había cruzado el antiguo lecho donde, según creen los científicos, el agua puede haber fluido en algunas partes con unos 90 centímetros de profundidad.

En febrero pasado el robot perforó con su taladro una roca y recogió muestras, en la primera vez que un robot ejecutara tal operación complicada en otro mundo.

Y en julio pasado Curiosity emprendió su marcha hacia el Monte Sharp, de unos 5,500 metros de altura en el centro de cráter Gale. Las laderas de esta elevación muestran señales de la exposición, hace mucho tiempo, al agua líquida.

El explorador intentará subir esa ladera hasta cruzar los 800 metros de altura, el nivel que parece separar las áreas que en el pasado pueden haber sido húmedas de los territorios más secos de Marte.

Cuando llegue a la base de la montaña el robot habrá recorrido aproximadamente 8 kilómetros. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios