23 de Septiembre de 2018

Ciencia y Salud

UNAM prueba molécula para detener el cáncer cerebral

Científicos mexicanos hacen estudios preclínicos in vitro y con ratas del compuesto RU486, que logra inhibir el desarrollo tumoral.

Uno de los problemas principales con el cáncer es que las células se reproducen sin control y contar con un fármaco que lo detenga resulta prometedor. (Internet)
Uno de los problemas principales con el cáncer es que las células se reproducen sin control y contar con un fármaco que lo detenga resulta prometedor. (Internet)
Compartir en Facebook UNAM prueba molécula para detener el cáncer cerebralCompartir en Twiiter UNAM prueba molécula para detener el cáncer cerebral

Agencias
MÉXICO, D.F.- En la búsqueda de un fármaco para combatir el crecimiento de tumores cerebrales en el ser humano, investigadores de la Facultad de Química (FQ) de la UNAM, encabezados por Ignacio Camacho Arroyo, comenzaron los estudios preclínicos con la molécula RU486 o mifepristona, según publicó el sitio web de Milenio.

Los científicos determinaron que mientras la progesterona favorece el crecimiento de células cancerígenas en el cerebro conocidas como astrocitomas, el compuesto RU486 (antagonista de la hormona), por el contrario, inhibe el desarrollo tumoral en ese órgano.

Por ese descubrimiento han comenzado a introducir células derivadas de astrocitomas humanos, los tumores más frecuentes en las personas, en la corteza cerebral de ratas de laboratorio.

La finalidad del experimento es generar las condiciones y el tiempo necesarios para formar un tumor de ese tipo dentro del cerebro de un ser vivo. “A los roedores de experimentación también se les empezó a tratar con el fármaco RU4862, explicó Camacho.

Una década de estudio

Camacho, adscrito al Departamento de Biología de la FQ, y su grupo de colaboradores han estudiado durante una década los tumores cerebrales, en particular los astrocitomas.

Esa clase de tumores son los más comunes y dañinos para el ser humano en sus cuatro niveles de evolución (en fases I, II, III y IV, de acuerdo con la tasa de crecimiento y malignidad) y registran un índice elevado de mortalidad, pues habitualmente se detectan en fases avanzadas (III y IV), cuando ya prácticamente son incurables.

Que la progesterona, además de participar en los fenómenos reproductivos, tiene efectos relacionados con el cáncer

Además, explicó el científico de la UNAM, los tratamientos actuales para combatirlos, es decir, la quimioterapia, la radioterapia y la neurocirugía, tienen una tasa de eficacia muy baja.

A partir de los estudios con hormonas sexuales, el grupo de la FQ, en colaboración con Joaquín Manjarrez, del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía Manuel Velasco Suárez (INNN), ha logrado determinar que la progesterona, además de participar en los fenómenos reproductivos, tiene efectos relacionados con el cáncer.

De ahí el interés de los universitarios por estudiar los efectos de dicha hormona y su molécula antagonista, por lo que comenzaron a trabajar con biopsias de pacientes mexicanos atendidos en el INNN.

En esta investigación se analizó una proteína importante para las funciones de la progesterona (que es su receptor), de la cual depende la mayoría de los efectos de esta hormona.

Primeros resultados

Para conocer el papel de la progesterona y de su receptor, el grupo de investigación inició el estudio in vitro de células derivadas de astrocitomas humanos de grado III y IV. Asimismo, se analizaron los efectos de la mifepristona, más conocida como RU486, un fármaco utilizado en la clínica de la anticoncepción y que tiene un efecto contrario al de la progesterona.

En los análisis encontraron que esta hormona aumentaba el número de células tumorales, y que el RU486 bloqueaba el efecto de la progesterona, además de que “si se introducía solo la mifepristona en la muestra del tumor, las células malignas dejaban de reproducirse”, destacó Camacho.

En la etapa actual del trabajo se ha observado que “en el cerebro de la rata, al igual que en los sistemas in vitro, la progesterona aumenta el número de células tumorales y la molécula antagonista las reduce”, precisó.

“Esta investigación es alentadora, pues se advierte que la sustancia RU486 también tiene capacidad de disminuir el crecimiento de células enfermas en un sistema in vitro, lo que supondría una alternativa prometedora” para generar un nuevo tratamiento, abundó Camacho.

Esto es importante porque uno de los problemas principales con el cáncer es que las células se reproducen sin control y contar con un fármaco que detenga esta división resulta promisorio; sin embargo, acotó el experto, “aún se requieren muchos estudios moleculares para una futura aplicación eficaz (en humanos)”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios