19 de Octubre de 2018

Afición mexicana disfruta y sufre su relación con el Tri

Con tal de apoyar a la Selección mexicana, fanáticos gastan y hacen circo, maroma y teatro para llegar a Brasil.

Tras superar las dificultades, los 'pamboleros' mexicanos llegaron a ver que México perdiera 2-1 ante Italia, en el Maracaná. (EFE)
Tras superar las dificultades, los 'pamboleros' mexicanos llegaron a ver que México perdiera 2-1 ante Italia, en el Maracaná. (EFE)
Compartir en Facebook Afición mexicana disfruta y sufre su relación con el TriCompartir en Twiiter Afición mexicana disfruta y sufre su relación con el Tri

Agencias
RÍO DE JANEIRO, Brasil.- Los mexicanos son una raza singular, más si se trata de un aficionado al futbol que puede sufrir odiseas innombrables con tal de llegar a cualquier punto para seguir al Tri, ese con el que sostiene una relación "amor-odio", en la que casi siempre predomina el primer sentimiento.

Aún cuando ese amor es mal correspondido con los malos resultados que ha tenido este equipo en el Hexagonal final de la Concacaf rumbo a la Copa del Mundo Brasil 2014, el verdadero 'pambolero' sabe bien que en cualquier momento su selección puede despertar, y si no, ya con el paquete adquirido para la Copa Confederaciones no tiene más opción que hacer la travesía, y vaya que lo fue.

Aventura en Chile

Por cuestiones de trabajo muchos mexicanos viajaron sobre la hora, pues a sólo dos días del debut estaban en el aire, pero no en traslado directo, sino con una escala en Santiago de Chile, donde comenzó una aventura que no esperaban sufrir.

Es que esto sólo es comparable con un retraso de un autobús de la TAPO, central de autobuses en la Ciudad de México, que no puede abandonar la calzada Ignacio Zaragoza, una de las principales arterias viales de la capital, por algún bloqueo de maestros o de inconformes por cualquier motivo.

Daniel Seseña, Noel Arostegui y Sankarsana Romero, tres ingenieros en sistemas que viven en la capital mexicana, no sabían lo que les esperaba al llegar a la capital chilena, no sólo por el frío que se dejaba sentir, y más si se toma en cuenta que prácticamente llegaron en bermuda, sandalias y playera de tirantes, además del bronceador y las gafas para el Sol, sino por las horas para su conexión a Brasil.

"La cuestión es que nuestro vuelo salía el sábado a las 7:15 (6:15 hora centro de México) a Río, pero la señorita de la aerolínea nos dijo que no podemos despegar por la neblina y que el vuelo se reprogramó hasta las 12:15 horas", se quejó Daniel, quien además no contaba con adaptador para poder cargar su teléfono celular, un utensilio vital en cualquier lado y más en una situación como ésta.

Otro problema además de la baja temperatura en el interior de la terminal aérea y las horas de espera para abordar, fue el hecho de que debían recoger sus boletos para el partido México-Italia, el domingo 16 de junio, "en el aeropuerto de Río de Janeiro".

Esto en verdad representaba un conflicto, pues así se había estipulado al momento de comprarlos, ya que de acuerdo con el Comité Organizador no era viable hacerlo el mismo día del partido en el estadio Maracaná", aclaró Sankarzana.

Sin embargo, ellos, así como otro grupo de mexicanos que estaban en la misma situación, cambiaron al domingo la opción para recoger sus tickets, con la problemática de los horarios.

Además de que debían trasladarse al aeropuerto, en una ciudad en la que el tráfico en sus principales avenidas se asemeja a los que se viven en vialidades mexicanas como Viaducto, Tlalpan, Periférico, Zaragoza y anexas, algo que no van a extrañar en nada del Distrito Federal.

Objetivo cumplido

La espera fue larga para tomar ese avión a suelo brasileño, ya que no despegó a la hora establecida sino 120 minutos más tarde, y tras cuatro horas más de traslado, el destino final estaba ya al alcance, con la agradable sorpresa que pudieron recoger sus boletos en el aeropuerto internacional de Río de Janeiro.

Tras superar todos estos incidentes, pudieron llegar a tiempo al partido con esa consigna de seguir reforzando ese "amor eterno" que le han jurado a la selección mexicana, más allá de que "mal pague ella" (es decir la escuadra nacional), o a veces lo haga como si de verdad fuera un "amor correspondido" y "no comprado".

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios