10 de Diciembre de 2017

Deportes

España: Muere un hombre en pelea entre aficionados

La disputa comenzó horas antes del partido entre el Atlético de Madrid y El Deportivo La Coruña en el Vicente Calderón

Hasta el momento son ocho las víctimas mortales por la violencia en el futbol registradas en España desde los años 80. (EFE)
Hasta el momento son ocho las víctimas mortales por la violencia en el futbol registradas en España desde los años 80. (EFE)
Compartir en Facebook España: Muere un hombre en pelea entre aficionadosCompartir en Twiiter España: Muere un hombre en pelea entre aficionados

Agencias
MADRID, España- Un enfrentamiento entre aficionados radicales de los equipos Atlético de Madrid y Deportivo La Coruña, en las inmediaciones del estadio Vicente Calderón, terminó en tragedia, pues un hombre perdió la vida.

La pelea comenzó tres horas antes del inicio del encuentro, una batalla campal en la que los protagonistas portaban botellas, navajas y palos para hacer daño a sus rivales, y algunos lo consiguieron, pues resultaron varios heridos.

Un seguidor del cuadro gallego fue golpeado y arrojado al Río Manzanares, de donde fue rescatado por la Unidad de Buceo de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, quien presentaba un traumatismo craneoencefálico e hipotermia.

Los servicios médicos los trasladaron al Hospital Clínico, en estado crítico, donde la Unidad de Ciudados Intensivos nada pudo hacer para salvarlo pese a los intentos.

La pelea dejó otros 12 heridos, incluida una agente de la policía, la mayoría con golpes en la cabeza; también se reportan, hasta el momento, 25 personas detenidas y unas 30 identificadas.

Ocho muertes

La muerte de hoy se suma a otras ocho registradas en España desde los años 80 como consecuencia de la violencia en el fútbol.

Además, otras dos personas fallecieron por el impacto de bengalas mientras presenciaban encuentros de fútbol.

Luis Montero Domínguez falleció el 25 de abril de 1985 a causa del impacto de un bengala marítima durante un encuentro Cádiz-Castellón (Segunda División) y Guillermo Alfonso Lázaro, de 13 años, murió en el estadio de Sarriá, el 15 de marzo de 1992, al impactarle una bengala lanzada desde la grada poco antes de iniciarse el partido entre el Espanyol y el Cádiz (Primera División).

José Gómez Rodríguez, vicecónsul de Suecia en Benidorm, falleció el 2 de noviembre de 1982 en Barcelona tras la agresión sufrida por los jugadores en un partido de aficionados en Pallejá, en el Bajo Llobregat.

La segunda víctima mortal en estas más de tres décadas fue el policía nacional Manuel Luque Castillejo, que falleció el 6 de mayo de 1984 como consecuencia de los golpes recibidos al intervenir en una discusión en un partido de alevines en Córdoba.

Seis años más tarde, el 18 de agosto de 1990, Florentino Dueñas, árbitro de regional, perdió la vida por los disparos efectuados por un policía jubilado durante el partido Motril B y Calahonda, de regional preferente.

Frederic Rouquier, joven francés seguidor del Espanyol, murió el 14 de enero de 1991 como consecuencia de las heridas por arma blanca propinadas por un grupo de "skinheads" de los Boixos Nois, en Barcelona, después del encuentro Español-Sporting de Gijón (Primera). 

Además, fue herido de gravedad su amigo José María Arboleas Martínez, vinculado a la Brigadas Blanquiazules.

Por festejar

La macabra lista continua con Emiliano López Prada, estudiante de Derecho, que falleció el 12 de marzo de 1994 al apuñalarle en un bar de La Coruña otro cliente tras celebrar un gol del Barcelona, cuando veían el partido que enfrentaba a los blaugranas con el Atlético de Madrid.

Aitor Zabaleta Cortázar, de 28 años, seguidor de la Real Sociedad falleció un día después de ser apuñalado, el 9 de diciembre de 1998, por un miembro del grupo Bastión (Frente Atlético) en las inmediaciones del estadio Vicente Calderón al que tenía previsto acudir para presenciar el partido entre su equipo y el At. de Madrid.

Ya en 2003, el 8 de octubre, Manuel Ríos Suárez, de 31 años, seguidor del Deportivo de La Coruña, falleció por los golpes recibidos al término del encuentro de Copa del Rey entre su equipo y el Compostela, en Santiago, cuando trataba de proteger de los hinchas radicales de su equipo a un niño que llevaba la camiseta del Compostela.

La última víctima era, hasta ahora, Íñigo Cabacas Liceranzu, de 28 años, seguidor del Athletic de Bilbao, que falleció el 9 de abril de 2012 días después de recibir un pelotazo de goma, lanzado por la policía, en los incidentes al término del partido de su equipo frente al Schalke 04, disputado el día 5.

(Información de EFE y Notimex)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios