Alberto Onofre; el crack que no fue

El mediocampista de las Chivas era el mejor jugador de la Selección Nacional anfitriona del Mundial de México 70, pero el destino le tenía reservada una amarga sorpresa.
|
Alberto Onofre hizo a Chivas campeón en la temporada 1969-70. (Foto: Mexsport)
Alberto Onofre hizo a Chivas campeón en la temporada 1969-70. (Foto: Mexsport)

Ciudad de México.- La desgracia llegó al equipo mexicano mucho antes de que comenzara la Copa del Mundo.

"Era tarde, y comenzó a llover", recuerda Ignacio Basaguren, el día que Alberto Onofre se fracturó, "y las esperanzas del equipo se cayeron".

También te puede interesar: A medio siglo de México 70, el mejor Mundial de la historia

Alberto Onofre tenía 23 años, el Mundial de México 70 sería su gran consagración, después de brillar con el Guadalajara: "La verdad es que las Chivas tenía un equipito muy malo, pero salieron campeones gracias a Onofre. El equipo giraba en torno a él, así se jugaba en aquellos tiempos".

Faltaban cuatro días para que la Copa del Mundo comenzara. "Era tarde, comenzaba a llover…”.

Era un entrenamiento recreativo, “así lo ordenó Raúl (Cárdenas, el técnico nacional), algunos llevaban tenis. No dejaba de llover…”.

Las aspiraciones del Tricolor de llegar lejos en el Mundial de 1970 estaban fincadas en Onofre, quien a sus 23 años era el mejor futbolista del país. (Foto: Mexsport)

 

Entonces sucedió, “Alberto tomó el balón en media cancha, me hizo un recorte, pero la pelota le quedó algo larga, en ese momento tuvo que alargar la pierna para meterse por dentro, y fue cuando (Manuel) Alejándrez se resbaló para ir por la pelota… Yo no escuché nada”.

Quien sí escuchó fue Ignacio Calderón, el portero del equipo mexicano, “desde donde yo estaba oí como si se rompiera un palo de escoba, era Alberto, chocó con Alejándrez y todo cambió”.

El equipo mexicano perdió a su jugador diferente, a quien iba a ser su figura, su salvador… Onofre regresó a los campos un año después, nunca fue el mismo, nunca se recuperó, en 1974, a los 27 años, se retiró de las canchas.

Cárdenas, Guillermo Cañedo, todos los auxiliares y jugadores que formaban la Selección Mexicana sólo vieron cómo una ambulancia se alejaba con las ilusiones de llegar lejos en un Mundial. Y la lluvia, nunca paró.

noticias relacionadas