26 de Septiembre de 2018

Deportes

Ser un 'ciricote' es un estilo de vida saludable

El apodo alude a los veteranos deportistas encabezados por Leonel Macías, que se reúnen casi a diario en el estadio Salvador Alvarado.

Leonel Macías (al centro, junto al gobernador Rolando Zapata) es uno de los creadores del mote Ciricote para aludir a los veteranos que hacen ejercicio en el estadio Salvador Alvarado. En la foto, durante la celebración del aniversario de este último. (Milenio Novedades)
Leonel Macías (al centro, junto al gobernador Rolando Zapata) es uno de los creadores del mote Ciricote para aludir a los veteranos que hacen ejercicio en el estadio Salvador Alvarado. En la foto, durante la celebración del aniversario de este último. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Ser un 'ciricote' es un estilo de vida saludableCompartir en Twiiter Ser un 'ciricote' es un estilo de vida saludable

William Sierra/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Empresarios, políticos, funcionarios y religiosos de la tercera edad se reúnen todos los días por una misma pasión: trotar o caminar, muchas veces sin importar las inclemencias del tiempo, y siendo además, motivo de ejemplo, al promover los valores y la sana convivencia.

Desde hace unos 20 años, a instancias del experimentado fondista Leonel Macías Sánchez, asiduos veteranos deportistas acuden casi diario al estadio ”Salvador Alvarado” hasta quedar debidamente formados como “Club Ciricotes”.

Hoy en día esta agrupación la integran poco más de 40 personas, entre funcionarios, políticos, empresarios, doctores, abogados, ingenieros, mayores de 40 años de edad, que han adoptado el “Salvador Alvarado” como su segunda casa.

Hay algunos más madrugadores que otros, pues eso depende de las actividades cotidianas que desempeñan, y así como puede ser que lleguen a trotar o correr al vetusto inmueble de la colonia Yucatán, a las cuatro de la mañana, otros, lo hacen a las cinco, seis, o siete, como más les acomode, pero eso sí siempre con una actitud positiva y de camaradería, que da el deporte.

El hacer deporte les ha traído bastantes beneficios, pues como ellos mismos lo admiten, ya no son unos “tiernitos” y tampoco se “cuecen al primer hervor”, y por eso tienen que cuidarse.

“Cuidar nuestra salud es la mejor inversión que uno puede tener, pues si no estás saludable, de nada sirve que tengas todo el dinero del mundo”, expresa Mario Torres Pérez, de 71 años de edad, con más de una década de acudir al “Salvador Alvarado”, al menos cinco días a la semana.

Mejora la salud y la alimentación

Tras manifestarse orgullosamente “Ciricote”, añade que esta rutina saludable es parte de su vida, y que cuando por algún motivo no puede venir, ese día “me siento mal, raro”.

Entrevistado al mismo tiempo que no dejaba de caminar a paso veloz, alrededor del estadio, indica que hacer deporte da una mejor calidad de vida, pues para comenzar mejoras tu alimentación.

“Tú igual deberías venir a aquí, ya estas pasadito de peso, te va ayudar”, indica al reportero, al que no le quedó otra que seguir acompañando en parte de su rutina al exasesor de sistemas de una concesionaria  automotriz.

Daniel Quintal Ic, secretario de Obras Púbicas del gobierno Estatal, es otro que igual forma parte de este grupo de deportistas, al que considera como parte de su familia.

“Aquí hay una buena camaradería y compañerismo. Así como venimos hacer deporte, nos reunimos para celebrar algún cumpleaños, o simplemente para pasar un buen rato con los compañeros, compartimos anécdotas, platicamos”, manifiesta.

Como sus demás colegas de los “Ciricotes” ya no puede apartarse de hacer ejercicio, incluso, en su caso, cuando por ejemplo por cuestiones de trabajo ya no puede venir al Estadio, sale a caminar por algún lugar cercano a su domicilio.

“El ejercitarte permite que tengas una mente más activa”, agrega.

A sus 75 años de edad, Juan José Hijuelos es otro rejuvenecido por el ejercicio constante. De hecho, es de esos que se les puede decir “traga años”, y comparte esta fórmula de la juventud con toda su familia.

“Mientras yo entre medio troto y camino, mi esposa Alba Mercedes García Acosta está ahí en el ’sangoloteo‘ de la zumba. También vienen por su lado, pues ya están casados, mis dos hijos Juan José y Alfonso. Lo curioso es que aquí nos podemos ver más fácil, que en la casa”, comenta.

Sin poder recordar con exactitud hace cuánto tiempo viene al “Salvador Alvarado”, aclara que ya son muchos años, menciona que en su caso lo comenzó hacer de manera singular, pues salía a trotar por el rumbo de la colonia García Ginerés, pero un perro por poco y lo muerde, entonces decidió que lo mejor era venir al estadio, ya que además de ser un sitio seguro le queda cerca de su domicilio.

Además de las reuniones constantes que realizan, al año hay tres fechas importantes que los “Ciricotes” tienen bien presente y no las dejan pasar por alto. El aniversario del “Salvador Alvarado”, el 1 de febrero, y el 24 y 31 de diciembre. En estas dos últimas, cada quien trae algo, ya sea bocadillos, bebidas, y en punto de las seis de la mañana  brindan y conviven junto con los que estén en el estadio, sin importar si forman parte o no de esta agrupación.

El origen del apodo

Cualquiera que este metido en el mundo del atletismo en el Estadio “Salvador Alvarado” rápidamente puede identificar o dar referencias cuando le pregunten por los “Ciricotes”, sin embargo, son poco los que saben cómo surge el nombre.

Y ¿por qué el nombre de Ciricotes?, es la pregunta obligada, a lo que uno de sus integrantes Juan José Hijuelos  menciona que es la palabra que más mencionaba Leonel Macías Sánchez, uno de los precursores del club, cuando se dirigía alguno de ellos.

“¿Cómo estas ciricote?, ¿Qué pasó ciricote?, ¿Qué onda ciricote?, son algunas de las frases que más exclamaba Macías cuando veía alguno de sus compañeros”, recuerda Hijuelos.

Macías Sánchez explica que el ciricote es un árbol que le tiene aprecio. De hecho, en su casa hay un árbol de este tipo, al que querían cortar, pero se opuso.

“El ciricote es un árbol que tiene una de las maderas más duras que tenemos. Nosotros nos identificamos con ello, pues somos fuertes y resistentes”, explica.

Desde que se propuso el nombre, abunda, todos rápido lo adoptaron y ahora con orgullo portan el mote de ciricotes, en playeras, chamarras, etc.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios