20 de Septiembre de 2018

Deportes

Dopaje zarandea otra vez a Rusia

Por temor a malos controles de dopaje quitan a la ciudad de Sochi la sede, que podría recaer en Alemania o Estados Unidos.

Sochi, ciudad rusa, fue privada de ser sede del Mundial de Bobsled, por el tema del dopaje. En la foto, de contexto, pruebas de orina. (AP)
Sochi, ciudad rusa, fue privada de ser sede del Mundial de Bobsled, por el tema del dopaje. En la foto, de contexto, pruebas de orina. (AP)
Compartir en Facebook Dopaje zarandea otra vez a RusiaCompartir en Twiiter Dopaje zarandea otra vez a Rusia

Agencias
MOSCÚ, Rusia.- Los dirigentes de los deportes invernales bobsled y skeleton le quitaron la sede del mundial de esta temporada a la ciudad rusa de Sochi, en el marco del escándalo de dopaje patrocinado por el Estado que remece al deporte en ese país.

La nueva sede del evento será anunciada en los próximos días. La federación internacional de bobsled y skeleton votó el martes para cambiar la sede, informa The Associated Press.

Varios medallistas olímpicos han expresado su oposición a competir en Rusia, al señalar que están preocupados por la integridad de los controles antidopaje en el país. El equipo de skeleton de Letonia dijo el domingo que boicotearía cualquier campeonato mundial en Rusia.

La decisión fue de inmediato elogiada por los atletas, y criticadas por las autoridades rusas.

Los candidatos

Se informó que en los próximos días se anunciará la nueva ubicación, y que Alemania y Estados Unidos son fuertes candidatos. La decisión surge menos de una semana después de que un reporte de Richard McLaren, investigador de la Asociación Mundial Antidopaje, mostró la magnitud del dopaje ruso en los juegos del 2012 y del 2014.

"Es una decisión monumental de la federación y es la decisión correcta, para proteger a los atletas inocentes y para mostrarle al mundo que el dopaje con apoyo estatal es algo inaceptable. Estoy eufórica por esta decisión", declaró Elana Meyers, piloto del equipo de bobsled femenino estadounidense.

El evento iba a tener lugar en las últimas dos semanas de febrero en Krasnaya Polyana, Rusia, en las instalaciones usadas para los juegos de Sochi en el 2014.

La oficina del presidente ruso Vladimir Putin dijo que la decisión se basaba en informes infundados, y el portavoz presidencial Dmitry Peskov la calificó de "politizada".

La federación redactó su declaración cautelosamente, sin mencionar a la Federación Rusa de Bobsled. En lugar de ello, estimó que trasladar el evento era la única manera de "permitir a atletas y entrenadores de todo el mundo participar en una competencia que se concentre en el deporte y no en acusaciones y discusiones, sean justificadas o no".

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios