16 de Diciembre de 2017

Deportes

Eagles vuela sobre Cowboys (33-10)

Con un Mark Sánchez en buen momento, Filadelfia exhibió a Dallas en su casa para mejorar su marca a 9-3.

Mark Sánchez lanzó para 217 yardas y completó 20 de 29 intentos. (Foto: AP)
Mark Sánchez lanzó para 217 yardas y completó 20 de 29 intentos. (Foto: AP)
Compartir en Facebook Eagles vuela sobre Cowboys (33-10)Compartir en Twiiter Eagles vuela sobre Cowboys (33-10)

Agencias
ARLINGTON, EU.- Como parte de la triple cartelera por el jueves de Acción de Gracias, Águilas de Filadelfia (9-3) se apoderó del AT&T Stadium al dominar sin inconvenientes a sus rivales de la División Este de la Conferencia Nacional (NFC), Vaqueros de Dallas (8-4), por marcador de 33-10, informó Notimex.

En choque de la semana 13 de la temporada 2014 de la NFL, la visita pegó primero después de una sólida serie de nueve jugadas en poco más de tres minutos, la cual encabezó su quarterback Mark Sánchez y que él mismo coronó con acarreo de dos yardas para ingresar a la zona de anotación.

La primera aparición de los de la “estrella solitaria” terminó en la yarda 45 del campo rival, donde fueron frenados y obligados a despejar, a diferencia de los visitantes, que de inmediato aprovecharon su segunda incursión al emparrillado con otros siete puntos.

El expasador de Jets de Nueva York orquestó siete jugadas para finalizar con bombeadito hacia la izquierda para 27 yardas, que llegó a manos del receptor Jordan Matthews.

Pero ante el abrumador poderío de “Philly”, el pasador de casa, Tony Romo, vivió un breve lapso de lucidez y disparó para 38 yardas en conexión con Dez Bryant, para acercarse a la zona roja, donde DeMarco Murray fue quien convirtió el touchdown con carrera de tres.

Altamente efectivo

Coordinados por el entrenador en jefe Chip Kelly, Filadelfia se mostró altamente efectivo en sus posesiones, pese a un susto de Sánchez, quien para variar perdió el ovoide, pero fue recuperado por sus compañeros, en serie en la cual sumarían tres puntos más.

Fue hasta mediados del segundo cuarto cuando Donnie Jones fue solicitado para patada de despeje por parte de los “emplumados”, en un momento donde los equipos especiales de “Da Boys” confirmaron que hoy simplemente nada les salía.

Dwayne Harris se disponía a regresar la patada en favor de Vaqueros, cuando chocó con un compañero y, aunado a un castigo en su contra, provocaron que su ataque comenzara encajonado desde su propia uno.

Ante la pobre posición de campo de la franquicia azul y plata, el segundo mejor equipo en cuanto a capturas de mariscal hizo gala de su fama y sepultó a Romo para ocasionar una pérdida de ocho yardas cuando intentaba convertir en tercera oportunidad.

Con la recuperación del ovoide, volvió la embestida águila para tratar de ampliar su ventaja antes del medio tiempo, pero no contaban con que la línea defensiva vaquera se fajaría y sólo permitiría gol de campo de 22 yardas por parte de Cody Parkey.

El respetable se ilusionó con el minuto y medio que restaba en el cronómetro, pero Antonio Ramiro se encargó de fulminar cualquier esperanza con “fumble” en su propia 32.

Nuevamente la defensa texana se lució y paró en seco tres veces los intentos de Sánchez para obligar a que llamaran otra vez a Parkey, quien acertó gol de campo de 26 yardas para cerrar la primera mitad con contundente 23-7.

En el tercer periodo, los pupilos de Jason Garrett no cambiaron el guión y se fueron con las manos vacías en su primera participación, pero su defensa parecía no rendirse pues provocó balón suelto del corredor LeSean McCoy, uno de los protagonistas del encuentro, para dejarlos en la 13 de territorio enemigo.

Una nueva captura a su quarterback dejó un saldo de apenas tres unidades, cortesía de su pateador Dan Bailey, hecho que alertó a los “emplumados” y antes de algún sobresalto por los tradicionales regresos del conjunto del magnate Jerry Jones, les endosaron una anotación más.

Entre capturas y castigos, Dallas cavó su propia tumba y Romo no dudó en aportar a la causa con la especialidad de la casa, una intercepción, en la recta final del tercer episodio.

Sin presión, “Philly” llegó a la antesala de la “zona prometida” con enorme facilidad y dándose el lujo de conformarse sólo un gol de campo para el 33-10 definitivo.

Ya con un abismo de 23 puntos de distancia, Romo regaló otra intercepción a cuatro minutos del final, para dejar un registro definitivo de 199 yardas conseguidas en 18 envíos de 29 posibles y dos entregas; en tanto Sánchez completó 20 de 29 tiros, uno de ellos hasta las diagonales para un yardaje total de 217.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios