20 de Julio de 2018

Deportes

Real Madrid cae ante Valencia y pone en peligro liderato de España

Los dirigidos por Zidane quedaron un punto arriba del Barza, luego de perder 2-1 ante el club 'naranjero'.

Tras la derrota frente a Valencia, Real Madrid podría perder el liderato en la próxima jornada de la Liga de España.(Alberto Saiz/AP)
Tras la derrota frente a Valencia, Real Madrid podría perder el liderato en la próxima jornada de la Liga de España.(Alberto Saiz/AP)
Compartir en Facebook Real Madrid cae ante Valencia y pone en peligro liderato de EspañaCompartir en Twiiter Real Madrid cae ante Valencia y pone en peligro liderato de España

Agencias
VALENCIA, España.- El Real Madrid desaprovechó la oportunidad de aumentar a cuatro puntos su ventaja en la cima de LaLiga al caer por 2-1 ante Valencia, en el partido correspondiente a la Jornada 16 y que fuera aplazado debido al Mundial de Clubes, publica Espn digital.

El Valencia no se esperó a que el Real Madrid se sintiera cómodo en la cancha. Con dos latigazos; dos jugadas serias al ataque, tan sorprendentes como efectivas, los locales pusieron contra las cuerdas al cuadro merengue sin que hubiesen transcurrido siquiera los primeros diez minutos del partido.

La sorpresa llegó con el primer tanto a los cuatro minutos. Una jugada que nació en un saque largo de portería de Diego Alves seguido de un servicio medido de Munir para Zaza, que controló de espalda y, tras darse la media vuelta en las narices de Raphael Varane, batió a Keylor Navas con un disparo al poste lejano.

La locura, con el segundo. Cuatro minutos después, un contragolpe a velocidad pilló mal parada a la defensa del Real Madrid y Valencia aumentó su ventaja. Con Marcelo perdido en la zona de ataque, Nani se coló a sus anchas por la banda y sirvió un centro a Orellana, para que éste se internara en el área y con un disparo raso pusiera el 2-0 entre las piernas del tico Navas. Madrid se ahogaba y si Valencia no aumentó su ventaja a la siguiente llegada fue porque Munir envió el balón muy elevado.

La velocidad de las bandas de Valencia estaba matando al Real Madrid, pero los hombres de la banda insistían en sumarse al ataque, más preocupados por acortar distancias que por proteger su puerta.

Al fin y al cabo, el Real Madrid se había hecho con el balón y bombardeaba el área de Alves con centros a Cristiano Ronaldo para intentar la remontada, pero tardarían casi 40 minutos en poder descontar.

Mientras tanto, los merengues se llevaba un susto tras otro. Marcelo se llevó un duro golpe en el tobillo que lo dejó cojeando unos minutos, Keylor tuvo que volar un par de ocasiones para evitar que Parejo aumentara la ventaja local, y el resto de la defensa intentaba, en vano, dar alcance a Nani, que dominaba la banda hasta que en la enésima galopada llevándose a Casemiro, se lesionó la ingle al frenar en seco y tuvo que pedir su cambio.

Agresividad

Aumentaba la agresividad de los golpes en la cancha en ambos bandos y también la desesperación merengue que veía frustrada su oportunidad de oro de ponerse a cuatro puntos del Barcelona (todavía tiene un partido pendiente más).

La angustia aumentaba conforme se acercaba el final de la primera parte hasta que en el minuto 42 Cristiano Ronaldo asomó la cabeza. Un balón absurdamente perdido por Orellana en una zona comprometida acabó en un centro de Marcelo al luso, que con un cabezazo soberbio puso el 2-1.

El tanto animó a los merengues, que apretaron para irse al vestidor con el empate. Y casi lo logran en una galopada de Cristiano que acabó con un disparo desviado por muy poco.

Tras el descanso, el Real Madrid seguía sufriendo. Los golpes de uno y otro lado no cesaban y los de Zidane no encontraban la manera de contrarrestar la velocidad al contragolpe del Valencia, que volvía a acercarse a la portería de Keylor con bastante peligro.

Zidane mandó a Gareth Bale en lugar de James Rodríguez, un cambio de refresco (planeado de antemano para que el galés adquiera ritmo de competición), que no cambió la situación.

Cada vez les costaba más contener a Zaza atrás y encontrar el camino a la puerta rival adelante. El partido subía de tono e, inevitablemente, llegó la polémica cuando Sergio Ramos propinó un pisotón a Munir en el borde del área. El italiano quedó tendido y Mestalla entero pedía penal, pero el árbitro no lo concedió. Mientras los jugadores locales reclamaban, Zidane aprovechó para enviar a Nacho a la cancha en lugar de un errático Raphael Varane. Poco después se jugó su última carta en busca del gol con Lucas Vázquez, que ocupó el lugar de Modric.

Pero nada cambió. El Real Madrid se había quedado sin ideas más allá del balonazo al área en plan bombardeo a ver si Cristiano o Bale pescaban alguno. Y en eso se quedaron sus intenciones de dar un paso decisivo hacia el título de liga, en intenciones.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios