17 de Noviembre de 2018

Deportes

La violencia empañó la cuna del Cruz Azul

El regreso de la Máquina Celeste a Ciudad Cooperativa se vio opacado por una pelea masiva entre sus seguidores y los del Querétaro.

Los pocos elementos de seguridad intentaron contener a los seguidores de los Gallos. (Milenio)
Los pocos elementos de seguridad intentaron contener a los seguidores de los Gallos. (Milenio)
Compartir en Facebook La violencia empañó la cuna del Cruz AzulCompartir en Twiiter La violencia empañó la cuna del Cruz Azul

Minelli Atayde/Milenio
PACHUCA, Hidalgo.- La tranquilidad de la Ciudad Cooperativa se vio interrumpida con el regreso del hijo pródigo. Lo que sería una fiesta de reencuentro, terminó en un escenario bochornoso con la violencia como única protagonista.

La original casa celeste esperaba desde muy temprano el evento que cimbró a varios, porque aunque las raíces están impregnadas aquí, Cruz Azul se alejó desde hace ya muchos años. Pero, el reencuentro tan anhelado terminó en desgracia para muchos aficionados cementeros, y la pasión mutó en golpes y sangre.

Apareció la violencia afuera del Estadio 10 de Diciembre. Se combinó con la poca seguridad que hubo para este partido -apenas 80 elementos de seguridad- y los ánimos calientes de los seguidores de Querétaro que, de nueva cuenta, vuelven a protagonizar actos de este tipo.

La historia comenzó con el lanzamiento de objetos volando hacia los aficionados celestes, y después, se comenzaron a trenzar con golpes, que iban de a puño limpio hasta con toda clase de objetos que pudieran hacer daño.

De repente, el ambiente comenzó a nublarse. Era el gas pimienta y el lacrimógeno que dejó derribados a los aficionados celestes, que se llevaron la peor parte.

Ahí estaban, algunos inconscientes, otros más recargados en sus amigos para poder caminar. Niños asustados, llorando, padres consolando, y hasta un seguidor que sangraba de la cara, pero que estuvo más preocupado porque perdió un zapato y su calcetín negro, dejaba ver un pie herido.

Entonces llegaron algunos elementos de seguridad que dijeron, eran de 60 a 80 para custodiar el duelo. Otros más ya estaban adentro controlando a parte de la porra queretana.

Había pasado media hora, tras el arranque del duelo, cuando apenas llegaban dos ambulancias para atender a los heridos y a los que quedaron dañados por el gas. El desorden y el caos dominaron el ambiente y ante la falta de localidades, varios aficionados celestes comenzaron a treparse en las bardas del inmueble para observar el partido, sentados en lo alto de las paredes.

Ayer, la pacífica Ciudad Cooperativa tuvo la mala fortuna de padecer los estragos de un cáncer que brota de vez en vez en los estadios de la Primera División. Ése fue el precio de aceptar, aunque sea por un juego, el regreso de su Cruz Azul.

Mal reencuentro

Si en la tribuna el caos y la violencia empañó el regreso de Cruz Azul a la Ciudad Cooperativa, en la cancha el funcionamiento del equipo terminó por amargar esta fecha. Los de Memo Vázquez fueron inoperantes ante Querétaro, razón por la que acabaron sucumbiendo 0-2.

Regresó el Cruz Azul a su cuna y volvió vestido en su peor versión: tibio, sin idea y con un nivel lejos de lo esperado. Apenas al minuto ocho, La Máquina se encontró abajó del marcador después de que Esteban Paredes ejecutara un penal a favor de los Gallos.

Cruz Azul intentó regresar y tuvo algunas aproximaciones de Mariano Pavone y Christian Giménez; sin embargo, la mala puntería y la actuación de Édgar Hernández evitaron la igualada.

Cuando La Máquina dominaba, llegó el segundo tanto de los visitantes, esta vez de Luis Loroña, quien controló un trazo largo y fusiló de zurda a Corona.

En el complemento, Memo le dio oportunidad a Mauro Formica, pero el argentino poco pudo hacer y junto con sus compañeros sucumbió en el Estadio 10 de Diciembre. Triste regreso de este Cruz Azul a sus orígenes.

Mala planeación

La pelea que se desató dentro y en las afueras del Estadio 10 de Diciembre comenzó cuando varios aficionados de Querétaro intentaron entrar al inmueble sin contar con un boleto.

Algunos testigos afirmaron que decenas de seguidores de los Gallos intentaron meterse a la fuerza por uno de los accesos del estadio; sin embargo, la mala planeación provocó que chocaran en ese punto con aficionados de La Máquina que ingresaban en la puerta de al lado y comenzaran a liarse a golpes.

Los policías intentaron controlar la gresca, pero fueron rebasados, además, varios de los aficionados de Gallos Blancos que ya estaban adentro del estadio se salieron para ayudar a los que se estaban peleando afuera, y los que permanecieron en las gradas arrojaron objetos para agredir a los cruzazulinos.

Lo tenían preparado

Desde hace días, la barra queretana La Orquesta de Gallos convocó a sus aficionados a través de las redes sociales para hacer presencia masiva en Ciudad Cooperativa Cruz Azul. Incluso, en un comunicado que va dirigido a sus afiliados les pide que vayan preparados para cualquier pelea; además, de que buscarían la manera de entrar al 10 de Diciembre sin pagar.

Estos son algunos de los puntos que se leen en la página de Facebook de esta barra queretana:

“*Debido a la mala organización del evento es posible que existan choques con grupos del equipo contrario, por lo que debemos de hacer presencia masiva… nunca nadie nos detendrá y mucho menos esa afición menor.

*Tenemos que ser, por primera vez, puntuales a la cita del sábado, ya que tomaremos la ciudad y sus inmediaciones desde horas antes del partido y buscaremos formas “alternativas” de entrar a esa cancha. La banda de la Ra*ta sabe a que nos referimos, no queremos turistas, queremos a la banda con la actitud cabrona de siempre”.

Incluso, este llamado viene acompañado de una foto con tres seguidores que sostienen una manta con la leyenda “El Maurel”, justo sobre la cancha del Estadio 10 de Diciembre, donde ayer protagonizaron actos violentos.

Saldo final

Tras la riña entre aficionados de Cruz Azul y Querétaro afuera del Estadio 10 de Diciembre se reportó la detención de seis personas, que fueron trasladados a Tula, Hidalgo, y ocho heridos que fueron llevados a diferentes hospitales.

Ángel Carlos Benítez, teniente de seguridad de Tula, confirmó que hubo detenidos por los actos de violencia y que además de los heridos, se presentaron varios casos de desmayo por el gas pimienta, aunque también hubo gas lacrimógeno que los mismos policías lanzaron para controlar la pelea.

“Es algo permitido (el gas), y lo utilizamos como una medida. Las porras se encontraron afuera y los de Querétaro querían meter alcohol, lo cual no se puede hacer, por ello no se les dejaba ingresar”, dijo Carlos Benítez.

Asimismo, explicó que la gente de Ciudad Cooperativa estuvo ajena a todo el conflicto, ya que “son muy tranquilos”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios