06 de Diciembre de 2019

Deportes

El día que Luis Miguel hinchó por Boca Juniors

Durante una gira por Argentina, el cantante decidió asistir a un encuentro en La Bombonera.

Luis Miguel asistió de incógnito a un partido de Boca Juniors, hace 30 años, en La Bombonera. (Milenio)
Luis Miguel asistió de incógnito a un partido de Boca Juniors, hace 30 años, en La Bombonera. (Milenio)
Compartir en Facebook El día que Luis Miguel hinchó por Boca JuniorsCompartir en Twiiter El día que Luis Miguel hinchó por Boca Juniors

Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- La Gran Final de la Copa Libertadores 2018 ha desatado una enorme expectación, no sólo en Argentina y en Sudamérica, sino a nivel Mundial, puesto que esta será protagonizada por los equipos  River Plate y el Boca Juniors, una de las rivalidades que despierta más pasiones en el futbol internacional.

Y la afición por uno de estos dos gigantes del futbol argentino la experimentó Luis Miguel hace exactamente 30 años, cuando en una de sus giras al país pampero, visitó el Barrio de la Boca, además de asistir a un partido en la Bombonera, en donde alentó a los Xeneizes, publica el portal web del periódico Milenio.

 “Se puso un gorro de lana, una bufanda y los anteojos más grandes que tenía. Era irreconocible”

También te puede interesar: Lluvia pospone el primer partido de la final de la Libertadores

“Conseguimos unas entradas para la platea alta de la Bombonera y, aunque él no era ningún fanático del fútbol, ni lo dudó. Le encantó la idea de ir”, declaró Matías McCluskey, representante de Luis Miguel por más de una década al Diario Olé.

El representante declaró que el mexicano -literalmente-  tuvo que entrar disfrazado al inmueble para no ser reconocido, además de decir que el cantante no entendía muchas cosas, sin embargo Luis Miguel disfrutó mucho la experiencia.

 “En un gol de Boca, típico de la cancha, el que estaba adelante se dio vuelta y le dio un tremendo abrazo”

“Se puso un gorro de lana, una bufanda y los anteojos más grandes que tenía. Era irreconocible. En un gol de Boca, típico de la cancha, el que estaba adelante se dio vuelta y le dio un tremendo abrazo. Luismi no entendía nada, se cagaba de risa y me dijo: ‘si supiera que me está abrazando a mí... Después se clavó un Paty y una Coca, espectacular”, sentenció el mismo McCluskey en dicha conversación.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name