21 de Septiembre de 2018

Deportes

Entre el cielo y el infierno: El camino de los Patriots en la NFL

Nueva Inglaterra es el equipo más ganador de la liga en los últimos 15 años, sin embargo, diversos escándalos han manchado sus campeonatos.

Los Patriotas de Nueva Inglaterra han conseguido cuatro Superbowls en el presente siglo. Sin embargo, varios escándalos han manchado el recorrido del equipo convirtiéndolo en el más polémico de la NFL. (Archivo AP)
Los Patriotas de Nueva Inglaterra han conseguido cuatro Superbowls en el presente siglo. Sin embargo, varios escándalos han manchado el recorrido del equipo convirtiéndolo en el más polémico de la NFL. (Archivo AP)
Compartir en Facebook Entre el cielo y el infierno: El camino de los Patriots en la NFLCompartir en Twiiter Entre el cielo y el infierno: El camino de los Patriots en la NFL

Agencias
FOXBORO, Massachusetts.- La década de los 60 en la NFL perteneció a los Packers, los 70 a los Steelers, los 80 a los 49ers y los 90 a los Cowboys. En lo que va del siglo 21, nadie ha ganado tanto como los Patriots.

Pero, a diferencia de sus antecesores, se habla tanto del dominio del equipo como de las polémicas que los rodean.

El más reciente caso es el de los balones desinflados en el campeonato de la Conferencia Americana en enero pasado. Nueva Inglaterra aplastó 45-7 a los Colts, permitió apenas 136 yardas al quarterback con mayor avance por aire en la campaña 2014, pero la discusión se centró en los balones que tenían menos aire de lo reglamentado.

El quarterback de los Patriots Tom Brady fue castigado con una suspensión por cuatro partidos que luego fue anulada por un juez de Nueva York quien determinó que hubo varias fallas en el proceso disciplinario por parte de la NFL. Ésta apeló el fallo, pero el escándalo abonó a la fama de 'tramposos' que tiene el equipo de Bill Belichick.

Aquí revisamos algunos aspectos positivos y negativos es sus últimos 15 años:

La innovación de Belichick

A diferencia de equipos que estaban llenos de estrellas, sólo habrá unos cuantos de los Patriots llamados al Salón de la Fama en Canton. Brady, quizá el nose guard Vincent Wilfork y el tight end Rob Gronkowski. ¿Cómo ganar cuatro títulos con jugadores discretos y pocas estrellas?

Belichick no inventó el ataque sin reunión, pero con Brady en los controles diseñó un ataque de pases cortos, carreras en llamadas de desarrollo rápido que le permitió acumular un promedio de 70 jugadas por partido, lo que significa control de la pelota y descanso a la defensa. Sus receivers no corren rutas complicadas o largas sino trayectorias básicas, cortas y veloces. Nombres van y vienen, Branch, Welker, Edelman, pero los números del equipo se mantienen constantes.

Reclutador de primera

La capacidad de Belichick para identificar a jugadores levemente superiores al promedio y que puedan realizar tres o cuatro tareas lo separa de la mayoría de los entrenadores en la liga. Así, sus linebackers o linieros saben atrapar pases y lo hacen en situaciones especiales, como Nate Solder en el juego contra Colts o Mike Vrabel (10 TD's en su carrera) en el Súper Bowl contra Panthers; además sus receivers pueden ser cornerbacks como Troy Brown.

No a muchos se les ocurre seleccionar a dos tight ends en un sólo draft como lo hizo en 2010, cuando tomó a Gronkowski y Aaron Hernández. Pero entre ambos atraparon 87 pases y avanzaron más de mil yardas, lo que dio otra dimensión a su ataque. Hoy Gronkowski es el mejor de su posición. Más aún, sabe elegir a running backs sin grandes credenciales y los hace productivos: Ben Jarvus Green Ellis, Antwan Smith, Stevan Ridley, han sumado mil yardas en diferentes campañas y sólo han brillado en Patriots.

No obstante, la mejor elección de su carrera ha sido Brady, el quarterback de Michigan que lució ridículamente lento en las pruebas de aptitud física para novatos en 2000. Seis mariscales y 198 jugadores fueron elegidos antes y difícilmente alguno llegará al Salón de la Fama. Brady fue suplente un año y tomó la titularidad ante la lesión de Drew Bledsoe. El resto es historia: seis apariciones en Súper Bowl, cuatro títulos ganados, 14 campañas ganadoras, una invicta en temporada regular. Al quinto pasador en yardas ganadas (53.258 y 392 touchdowns) 31 equipos lo pasaron por alto, pero no Belichick

Jugada dudosa

En enero de 2002, los Patriots recibieron a los Raiders en un partido de postemporada, y abajo 13-10 en el marcador, con menos de dos minutos de juego, cerca de la zona de anotación, Brady se aprestaba a lanzar un pase. Mientras buscaba receptor, Charles Woodson lo golpeó y Brady soltó la pelota, que recuperó Oakland. Parecía el fin de Nueva Inglaterra, pero los árbitros revisaron la jugada y la anularon tras aplicar la "tuck rule".

De acuerdo con ésta, si el brazo del pasador inicia su movimiento hacia adelante y pierde la pelota, por contacto o cualquier otra razón, se considera un pase incompleto. Nueva Inglaterra logró un gol de campo para empatar y luego ganó en tiempo extra. Tres semanas después venció sorpresivamente a los campeones Rams en el Súper Bowl XXXVI. La opinión unánime fue que los árbitros se equivocaron y la regla fue eliminada en 2013.

Escándalo por espionaje

En septiembre de 2007, en camino de una temporada de 18 juegos sin derrota, Patriots visitó a los Jets y los derrotó 38-14. El triunfo inobjetable fue opacado porque un camarógrafo de Nueva Inglaterra fue sorprendido en la zona de banca de los Jets mientras grababa el partido, lo que está prohibido por la NFL.

El hecho costó a Belichick una multa de 500 mil dólares, 250 mil contra el club, y el retiro de la primera selección del draft de 2008 por "espiar las señales defensivas del contrario". Belichick pidió una disculpa pero la mancha de alguien que rompe las reglas se quedó. Grandes de la liga como Don Shula, quien dirigió al único equipo que ha terminado una campaña sin derrota, lo tildó de tramposo; periodistas y jugadores lo llaman igual.

Tras esa sanción ganó 17 partidos en forma consecutiva y no ha faltado a la postemporada desde entonces. Su porcentaje de partidos ganados tras ese incidente es de .757, lo que habla por sí solo, pero eso no significa que la controversia se haya olvidado.

Los balones desinflados

Tras la paliza a los Colts en el partido por el campeonato de la Conferencia Americana se denunció que los balones usados por Patriots tenían menos presión de aire de la debida. Una investigación de la liga encontró que se había sacado aire de los balones en forma deliberada por lo que suspendió cuatro juegos a Brady, aunque el castigo fue revocado por un juez.

Un balón con menos aire es más fácil de afianzar por parte de running backs y receivers. De acuerdo con estadísticas, el promedio de pérdida de balones en la NFL es de una cada 105 jugadas, en los últimos años el de Nueva Inglaterra es de una pérdida cada 187 jugadas. Pero la moneda tiene otra cara: un balón con menos aire viaja menos rápido al lanzarse y ante defensas de zona, donde el espacio libre es reducido, esa es una desventaja. Brady se retirará con logros innegables pero también con numerosos detractores.

(Información de Associated Press)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios