17 de Octubre de 2018

Deportes

Sólo un título separa a Djokovic de un selecto club

A pesar de proclamarse amo y señor de Melbourne, al tenista serbio le falta ganar el Roland Garros

'Nole' ha caído dos veces en la final del Abierto de Francia, ambas ante Nadal. (Foto: AP)
'Nole' ha caído dos veces en la final del Abierto de Francia, ambas ante Nadal. (Foto: AP)
Compartir en Facebook Sólo un título separa a Djokovic de un selecto clubCompartir en Twiiter Sólo un título separa a Djokovic de un selecto club

Agencias
MELBOURNE, Australia.- Hay torneos grandes del tenis en los que Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic no fallan.

Federer gobierna en el césped de Wimbledon: siete victorias en nueve finales.

Nadal es el rey dictatorial de la arcilla de Roland Garros: triunfador en las nueve finales que ha disputado, con un récord de 66-1 de por vida en el Abierto de Francia.

Djokovic tiene su jardín particular en la superficie dura de Melbourne: cinco conquistas del Abierto de Australia, la primera de las cuatro citas del Grand Slam en el año. En la Era Abierta, desde 1968, nadie supera al serbio con tantos trofeos de campeón. Roy Emerson lo ganó seis veces entre 1961-67.

Con 27 años, el actual número uno del mundo ratificó en Australia el por qué -hoy por hoy- se le señala como el gran favorito en cada envite.

"No es una calamidad perder contra él", dijo Andy Murray, el británico que el domingo sucumbió ante el indómito espíritu competitivo de Djokovic.

Afectado por una molestia en dedo pulgar de la mano derecha y luego por lo que describió como "una crisis física de 20 minutos", Djokovic se impuso 7-6 (5), 6-7 (4), 6-3, 6-0 ante Murray, para proclamarse campeón de un Grand Slam por octava vez, igualando en la tabla histórica a figuras gigantes como Andre Agassi, Jimmy Connors, Ivan Lendl, Ken Rosewall y Fred Perry.

Djokovic también definió con ingenio su duelo contra Murray, al catalogarlo como una pelea "del gato contra el ratón". Y se vanaglorió por su fortaleza mental: "Para ganar esta clase de partidos hay que poder encontrar esa fuerza interior, mental, emocional (y) física, especialmente cuando flaqueas en las finales ante un rival de jerarquía... es importante seguir insistiendo, ya que sin importar cuántas veces te has caído, la fuerza mental te ayuda a seguir".

Esa fortaleza mental será esencial para el próximo grande de la temporada dentro de unos cien días en París. Nadie ha podido lograr el doblete Australia-Francia en la rama masculina desde Jim Courier en 1992.

Le falta uno

La Copa de los Mosqueteros es el único trofeo que le falta a Djokovic para convertirse en el octavo varón con la colección completa de títulos grandes, junto a Perry, Don Budge, Rod Laver, Roy Emerson, Agassi, Federer y Nadal.

Para cumplir con el objetivo en Francia, deberá tumbar a Nadal, su verdugo en las finales de 2012 y 2014, y que irá por todas por su décimo título.

Djokovic es consciente de la magnitud de su desafío. En diciembre pasado, tras culminar su participación en una serie de exhibiciones en Asia, afirmó con ironía "que tengo un pequeño problema que se llama Nadal" y que el español "no se va ir a ninguna parte".

Después de su última consagración en Australia, Djokovic analizó sus posibilidades de dar el "último paso" en Francia.

"No estuve lejos de ganar el títulos en las dos ocasiones que perdí contra Rafa, pero es un Grand Slam en la superficie más lenta, físicamente la más exigente de todas", acotó.

De hacerlo, podría entonces poner la mira en un objetivo más inmenso: el Grand Slam completo en el mismo año calendario. Laver fue el último en hacerlo entre los hombres en 1969, y Steffi Graf entre las mujeres en 1988.

La primera tarea, sin embargo, será derrocar a Nadal.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios