17 de Diciembre de 2017

Deportes

Una tarde que hará inolvidable el día

Michelito Lagravere sueña todas las noches con lo que para otro adolescente sería una pesadilla: los ojos de un toro frente a los suyos.

El novillero mexicano Michelito Lagravere cumplirá 15 años el 1 de diciembre. (Agencia Reforma)
El novillero mexicano Michelito Lagravere cumplirá 15 años el 1 de diciembre. (Agencia Reforma)
Compartir en Facebook Una tarde que hará inolvidable el díaCompartir en Twiiter Una tarde que hará inolvidable el día

SIPSE.com

MÉRIDA, Yuc.- En los últimos días de su corta vida, un joven yucateco de 14 años se ha levantado todas las mañanas pensando en una sola tarde: la del 25 de noviembre.

Ese domingo, por la mañana, habrán pasado por el calendario de la breve vida de este adolescente de 14 años, 107 festejos como novillero, con 150 orejas cortadas a capa y espada.

La tarde anhelada del 25 de noviembre, Michelito Lagravere se convertirá en el matador de toros más joven de la historia.

Dice a la Agencia Reforma: "Me levanto todos los días y lo primero que piensas (sic) es en esa tarde, y agradecido con Dios primero que nadie, y con toda la gente que me ha apoyado desde que empecé como torero".

En tanto Michelito toma la alternativa, SIPSE.com retoma una entrevista que el futuro matador conceció en exclusiva al periodista Martiniano Alcocer le hizo al novillero en otra tarde, una de octubre de 2012, en donde Michelito se abre de capa y habla, no desde la barrera, sino de frente, desde donde se toma al toro por los cuernos...

La entrevista

Pocas cosas tiene seguras Michelito para el día de su doctorado, una de ellas es que no va a permitir que, mientras se viste de luces, junto a él haya alguien con alguna prenda amarilla; otra, que sus amigos van a estar a su lado y una más, que el domingo 25 de noviembre será uno de los días más importantes de su vida.

Michelito -"así quiero que me sigan llamando"-, nacido Michel Luis Carlos Lagravere Peniche en Mérida, hace menos de 15 años, es torero desde antes de nacer. Le viene de los genes: es hijo del matador de toros francés Michel Lagravere, pero comenzó a torear cuando apenas tenía 4 años y diez años después ya tiene en su historia 300 tardes como becerrista y más de cien novilladas. Llega a su cita con el toro -cuatreño mínimo- con un bagaje y una experiencia que pocos acumulan.

También como novillero puntero en 2012, año en que, según su página oficial (http://michelitotorero.com), lleva toreados 19 festejos con 22 orejas y un rabo cortados, seguido por Antonio Lomelín, con 12 festejos.

Por eso cuando le pregunto si le tiene miedo al toro, responde sin titubear: "No, miedo no. Si tuviera miedo no estaría aquí. Respeto sí, mucho. Y responsabilidad, porque sé que esto no es un juego, que hay que tomarlo con seriedad. En cada tarde arriesgo la vida y eso lo tengo muy claro".

Michel, "Mich" para su familia y sus íntimos, se convertirá el domingo 25 de noviembre en el matador de toros más joven del mundo, superando a Julián López, el Juli, quien tomó la alternativa a los 15 años y ocho meses. Michelito lo hará una semana antes de cumplir los 15.

El acontecimiento ha llamado la atención mundial y, dice su padre, a más de un mes de la corrida ya se han acreditado al menos una docena de medios de España, Francia, Perú y Venezuela, así como de México, y se esperan más, así como personalidades del mundo del toro de España, Francia, Perú, Venezuela y México.

El diario español El Mundo le dedicó una página al diestro franco-yucateco hace unos días. Medios especializados de España y México, en línea e impresos, se han ocupado asimismo del acontecimiento.

Estar en boca de muchos y generar tanta expectativa por ser tan joven y ya acumular tanto éxito, sin embargo, no le importa mucho a Michelito. "Yo lo que quiero es que me tomen como lo que soy, un torero. Superar récords no es lo más importante. Sé que la alternativa es apenas el principio de una carrera que espero sea muy larga y llena de éxitos. Con eso sueño. Que me digan niño torero no me importa mucho. Soy torero y punto".

Para la tarde del doctorado, Michelito tendrá como padrino a Sebastián Castella, uno de los más importantes toreros de la actualidad, y a Juan Pablo Sánchez como testigo. Eso lo pone muy feliz: "Qué más puedo pedir, en mi plaza, con mi gente, rodeado de los míos y con padrino de lujo y testigo de calidad, con toros de Bernaldo de Quirós, una de las mejores ganaderías de México. Como lo soñé alguna vez".

¿Mérida de verdad es tu plaza?

Claro, así lo siento. Pude haber tomado la alternativa en Perú, con el maestro (Enrique) Ponce de padrino, o en Venezuela o Querétaro, donde también tengo mucho cartel, pero cuando se presentó la posibilidad de hacerlo en Mérida no lo pensé dos veces. Aquí está mi gente.

¿Cómo te imaginas esa tarde?

Más bien como la quisiera. Con lleno en los tendidos, sol, toros que embistan y se dejen hacer las cosas, arropado por mi público, rodeado de mis seres queridos. Y cuajando la faena "perfecta", esa que está en la mente de todos los toreros y que es muy difícil realizar.

¿En qué estarás pensando al momento de trasponer la puerta de cuadrillas?

Primero en mí, en que pueda hacer bien el toreo, pueda sacar todo lo que tengo en el alma delante del toro de la alternativa, que sea el toro ideal también. En Dios, en que nos cuide a los que esa tarde estemos en el ruedo. Y en mi familia, en mis amigos. Pero más que nada, en lo que venga, porque mis cinco sentidos tienen que estar en lo que suceda en la plaza.

Michel, eres un niño y me llama la atención toda la seriedad que pones en lo que haces. Eres un caso muy especial.

Pues sí, soy muy joven, pero desde que empecé en esto tengo las metas muy claras. Muy al principio, como todo, era un juego, pero cuando empecé a darme cuenta de lo que estaba haciendo decidí que torear era lo que quería. Hoy más que nunca estoy convencido. No me siento especial, aunque muchos así lo crean. Sé que lo que estoy viviendo no les toca a muchos, pero yo lo veo como algo natural, que se fue dando en mi vida y me ha llevado hasta este momento.

¿Quiénes quieres que estén junto a ti el día de tu doctorado?

Mis amigos, cuando toreo en Mérida siempre los invito a que me acompañen mientras me visto, sobre todo uno que es muy especial. Me ayudan a relajarme; mi guitarra, porque suelo sentarme a tocar un poco; mis seres queridos.

¿Cómo te imaginas el momento en que el maestro Castella te entregue la muleta? ¿Qué crees que te dirá?

De mucha emoción. Será un momento muy íntimo para los tres. Seguro me va a desear suerte. Eso nace del momento y del corazón del padrino.

¿Y qué vas a hacer cuando termine la corrida?

Festejar mi cumpleaños, que va a ser una semana después, pero como voy a torear en Champotón invitaré a mis amigos luego de la corrida y vamos a celebrar.

Los ritos de Michelito

  • Nada amarillo.
  • Ponerse los calcetines al revés.
  • Invitar a sus amigos para, mientras se viste de luces, conversar de todo menos de toros.
  • Tocar la guitarra y relajarse.
  • Pasar a la capilla antes de ir al ruedo.

 

 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios