20 de Octubre de 2018

Deportes

Tiene 35 años y es violinista, pero compitió en Olímpicos

La tailandesa Vanessa Mae fue la última de 67 competidoras en la prueba de slalom gigante de esquí, pero logró hacer realidad uno de sus sueños.

La violinista Vanessa Mae llegó a la meta 50.1 segundos después de la nueva campeona olímpica en slalom gigante de esquí, Tina Maze de Eslovenia. (Agencias)
La violinista Vanessa Mae llegó a la meta 50.1 segundos después de la nueva campeona olímpica en slalom gigante de esquí, Tina Maze de Eslovenia. (Agencias)
Compartir en Facebook Tiene 35 años y es violinista, pero compitió en OlímpicosCompartir en Twiiter Tiene 35 años y es violinista, pero compitió en Olímpicos

Agencias
KRASNAYA POLYANA, Rusia.- Al igual que otros atletas olímpicos, la violinista pop Vanessa-Mae, de 35 años, hizo su sueño realidad... pero lo hizo de una forma mucho más lenta que todos los demás.

Carente de estilo y velocidad, terminó en un distante último lugar entre las 67 que completaron el slalom gigante de esquí, en los Juegos Olímpicos de Sochi, informa The Associated Press

Su tiempo, de tres minutos con 26.97 segundos en dos rondas, fue 50.1 segundos más lento que el de la nueva campeona olímpica, Tina Maze de Eslovenia.

Pero la intérprete de música estaba contentísima de haber competido tras varios meses de entrenamiento.

"Las Olimpiadas son como el espectáculo más grande del planeta y el simple hecho de compartir la misma nieve, ser capaz de deslizarme por la misma nieve que las esquiadoras de élite hayan bajado es un honor y un privilegio", dijo Vanessa-Mae. "Así que, incluso cuando llego a entrenar un par de rondas con algunas de ellas, a veces pienso, `¡Oh, qué increíble!'".

Mientras las esquiadoras de élite compitieron agresivamente, golpeando las rejas e inclinándose por la cuesta, Vanessa-Mae esquió erguida la mayor parte del trayecto lluvioso antes de flexionarse en la posición agachada para el tramo final.

Celebración y labor altruista

Celebró en el área de la meta, levantando los brazos y bastones de esquiar sobre la cabeza tras la primera ronda.

Luego de la segunda, se retocó el lápiz labial y se puso un reloj de uno de sus patrocinadores para presentarse ante los medios de comunicación.

"Fue realmente genial", dijo. "Me esperaba que iba a llegar de última, pero al final del día los Juegos Olímpicos son una gran oportunidad".

Vanessa-Mae nació en Singapur y creció en Gran Bretaña, pero en los Juegos Olímpicos es una de las únicas dos atletas que representan a Tailandia. Compite como Vanessa Vanakorn, usando el apellido de su padre, que es tailandés.

Si hubiera participado en eliminatorias como británica, seguramente no hubiera calificado a las Olimpiadas Invernales debido al alto nivel competitivo, pero sí lo pudo hacer por Tailandia. 

De hecho en el top 500 de esqui de montaña mundial no hay ningún representante de Tailandia, publica marca.com.

"Me dije a mi misma, `Si clasifico me impondré una meta'", expresó. "Prometí que iba a hacer un gran donativo a una organización benéfica, porque apoyo las causas por los animales. Así que mi objetivo principal aquí era pasar un buen rato, mejorar como esquiadora en muy poco tiempo y ayudar a los animales".

(Con información de The Associated Press y Marca.com)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios