20 de Septiembre de 2018

Deportes

'Yo soy el líder en Pumas'

Una década como felino, cuatro títulos de liga, el deseo de retirarse con sus colores, Darío Verón es la voz del equipo.

El defensa paraguayo confiesa que quiere dirigir a Universidad y darle los títulos que él ha ganado como jugador. (Milenio)
El defensa paraguayo confiesa que quiere dirigir a Universidad y darle los títulos que él ha ganado como jugador. (Milenio)
Compartir en Facebook 'Yo soy el líder en Pumas'Compartir en Twiiter 'Yo soy el líder en Pumas'

R. Guerrero/Milenio
MÉXICO, D.F.- Darío Verón arribó al futbol mexicano hace poco más de nueve años para disputar con la camiseta de Universidad el Torneo Apertura 2003, eran los tiempos de Hugo Sánchez. El defensa consolidó su trayectoria en el equipo de UNAM a base de solvencia y liderazgo; se quiere retirar con el auriazul, lo quiere dirigir y también emular a Hugo Sánchez como entrenador. Con Hugo, Pumas ganó el bicampeonato del 2004 y ese logro marcó a Verón.

Darío llegó a la filas de Pumas luego de haber debutado en su natal Paraguay con el club 12 de Octubre, luego de pasar por el Guaraní y registrar un paso fugaz por el Cobreloa de Chile; arribó a México sin conocer gran cosa del equipo ni de la ciudad a la que después de 10 años, no piensa dejar.

El domingo 28, el capitán del cuadro de Ciudad Universitaria cumplió 350 juegos con la camiseta auriazul, un número histórico, se convirtió en el futbolista extranjero con más partidos disputados para el club, pero a Darío no le interesa la estadística, él sólo piensa y vive por y para el escudo. Llegó hace nueve años y fue para quedarse.

-Darío, en una década de vida y futbol en México, ¿cuáles han sido tus peores y mejores momentos?
“Mis mejores momentos han sido con la consecución de todos los títulos en Pumas (4 Ligas y 1 Campeón de Campeones; además, 1 Trofeo Santiago Bernabéu). Los peores siempre han sido pocos, pero son cuando el equipo no anda bien, cuando no nos favorecen los resultados, cuando la afición se desespera. Me debo a Pumas. Mi mejor momento es ahora, porque puedo vestir y defender los colores de este gran club, al que le debo todo”.

-¿Cómo asumes el rol de ídolo para la afición puma?
“Con responsabilidad. Para mí es un honor, un halago que la gente que apoya al equipo me ubique como un referente, porque entreno todos los días para brindarles lo mejor de mi futbol en la cancha, por eso es tanta mi impotencia cuando el equipo no va bien”.

-¿Qué responsabilidad conlleva ser el referente de Pumas?
“La responsabilidad es mucha. Los aficionados te aplauden cuando el club anda bien, pero te van a reclamar al doble cuando Pumas no gana, porque tú eres el que tiene que hacer que las cosas cambien, mejoren; pero me gusta tener ese papel dentro de un equipo como éste. Siempre me ha gustado asumir el rol del líder, siempre”.

-¿Ya tienes planeado qué harás después de las canchas, cuando te retires del profesionalismo?
“Cuando deje las canchas voy a seguir en el futbol. Quiero ser técnico; ya estoy estudiando para recibirme en menos de dos años y dirigir en México. Me gustaría ser el entrenador de Pumas algún día, darle a este equipo los títulos que me ha dado como jugador, devolverle a la afición un poquito de todas las satisfacciones que me he llevado”.

-¿Qué técnicos te han marcado?
“Todos. De cada uno aprendí algo, aunque fuera poco. Me gustó mucho la época de triunfos que vivimos con Hugo Sánchez, a quien respeto y debo mucho. De Hugo aprendí a ser un ganador, a hacer oídos sordos a las críticas. (Además de Hugo, Darío ha tenido de entrenadores a Miguel España, Guillermo Vázquez, Ricardo Ferretti, Joaquín del Olmo, Mario Carrillo y hoy Antonio Torres Servín)”.

-¿Te gustaría retirarte con un título?
“Sería un buen momento para decir adiós, con un trofeo en las manos, no lo sé, pero no es mala opción; ahora sólo me enfoco en el siguiente partido”.

-¿Cuánto tiempo consideras que te queda como futbolista profesional?
“Hasta que las piernas decidan, hasta que Pumas me necesite, hasta que la afición y el equipo me requieran, seguiré jugando”.

-¿Quién manda dentro de la cancha y en el vestidor?
“Todos somos líderes en este equipo, pero a mí me gusta dar las órdenes y levantar la voz dentro de la cancha y pedirles calma en el vestidor. Se podría decir que yo soy el líder dentro y fuera del campo”.

-¿Qué le hace falta a Pumas para que las cosas se les den de comienzo a fin en un torneo?
“Considero que a veces le hace falta hambre a Pumas, ganas de defender estos bellos colores y sobre todo, a Pumas le hace falta recordar que es uno de los mejores equipos de este país y compromiso con su leal afición; a veces se nos olvida a los jugadores, y eso no es justo para todos los que queremos a este club, en especial para el aficionado que paga un boleto”.

-¿Cómo es tu relación con la actual directiva del ingeniero Jorge Borja?
“Es una relación respetuosa; ellos se enfocan en conseguir lo que se les pide y uno, como jugador, hace lo que debe. Ellos hacen su trabajo y uno tiene que hacer el suyo. No es mala, la comunicación es constante”.

-¿Se extraña a Mario Trejo, por su capacidad de gestión?
“Esta vida y el futbol están llenos de ciclos; en el tiempo que Trejo estuvo a cargo los buenos resultados acompañaron al club, pero ahora la situación es otra y hay que acatar las indicaciones de los ahora dirigentes, esperando que los logros sean parecidos”.

-Me imagino que fue difícil acoplarse a tres entrenadores diferentes (Del Olmo, Carrillo y Torres Servín), por lo que pasó en el Torneo Apertura 2012.
“No me gusta hablar de eso, pero fue muy complicado. Hoy hay estabilidad en el banquillo; espero que la directiva apoye el proyecto y la continuidad de Torres Servín, porque al apoyarlo a él nos dan tranquilidad a los jugadores”.

-Darío, ¿si tuvieras la oportunidad, jugarías en la Liga de Ascenso y con qué club lo harías?
“Sólo con Pumas. Ya no jugaría con ningún otro equipo. Si en Universidad ya no tengo cabida, buscaría retirarme aquí, con mi gente, con el equipo que me ha dado tanto. Sí, jugaría en la Liga de Ascenso, pero sólo con Pumas; ojalá que eso  nunca suceda.  

El Dato

Darío Verón marcó su primer gol en México el 13 de agosto del 2003, al minuto 28, fue ante América en su debut con Pumas; dejó patente su calidad desde los primeros instantes con la camiseta de Universidad.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios