25 de Septiembre de 2018

Entretenimiento

 / FICMaya

Marionetas de Japón enamoran a yucatecos

La compañía Hachioji Kuruma Ningyo presentó en el FICMaya una función de teatro de títeres con lengua, contenido y música ancestral japonesa.

Una de las historias fue la presentación de un gobernante y su siervo en búsqueda de esposas. (Milenio Novedades)
Una de las historias fue la presentación de un gobernante y su siervo en búsqueda de esposas. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Marionetas de Japón enamoran a yucatecosCompartir en Twiiter Marionetas de Japón enamoran a yucatecos

Jesús Mejía/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- La compañía de marionetas de Japón Hachioji Kuruma Ningyo presentó en Mérida una muestra de la vigencia de la estética de las artes escénicas antiguas de ese país, lo que causó interés y la aclamación de pie del público yucateco. 

Como parte del Festival Internacional de la Cultura Maya, la representación artística de Japón mostró variante de teatro de títeres con lengua, contenido y música ancestral que es propio de la cultura antigua japonesa, quehacer escénico catalogado como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. 

Considerado como el mejor teatro de Japón, Hachioji Kuruma Ningyo significa literalmente “títere sobre carro” y es la técnica de desplazamiento de las marionetas que desarrolló esta compañía fundada en 1872 por la familia Nishikawa, con elementos propios del teatro Noh y Kabuki de Japón. 

Como una estampa arrancada del antiguo quehacer teatral japonés, en el escenario del teatro Fantasio se colocaron en posición de flor de loto y con la vestimenta, tocado y maquillaje tradicional dos ejecutante del shamisen o instrumento de cuerda antiguo y dos encargadas de los diálogos de los personajes.

Con los acordes y voces guturales propios de la lengua de sus ancestros, los integrantes de la compañía dieron vida a las marionetas, manipuladas y desplazadas desde un carrito de ruedas por diestros integrantes del conjunto japonés en medio de una escenografía y vestuario de gran colorido.  

Koshiko Takemoto, cuya maestría en Japón se considera tesoro de las artes escénicas, lleva la voz cantante. La amplitud de sus registros es tal, que vuelven a su garganta una surtidora de maravillas, de ambientes sonoros, de voces masculinas y femeninas, de niños, jóvenes o ancianos, lo que también cautivó al público meridano.

Una de las historias que gustaron al público de Mérida, en su presentación el pasado sábado en el teatro Fantasio, fue la representación de un gobernante y su siervo en plan de pescadores en búsqueda de esposas, una de las cuales impresionó por su belleza al primero y la otra asustó por su fealdad al segundo.

La historia con pizca de humor agradó a los presentes, quienes tributaron una larga ovación, luego de que la compañía de marionetistas dirigida por Koryu Nishikawa ofreció el número de una china poblana con la música de Canción Mixteca.

Las otras historias fueron relatadas por un tayuu o encargado del joruri (cantor) al que acompaña una intérprete del shamisen, instrumento de tres cuerdas que da acento a paisajes, emociones y desplazamientos 

Presentación
  • La compañía de marionetas dirigida por Koryu Nishikawa ofreció el número de una china poblana con la música de Canción Mixteca.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios